Inicio El neofascismo y el trato a los inmigrantes

El neofascismo y el trato a los inmigrantes

Por Fabiola Calvo

El pensamiento, las conductas, los regímenes políticos y las sociedades se construyen día a día y durante años, no por soplo divino. Hitler no llegó a ser líder del nacionalsocialismo ni Mussolini del fascismo en una noche de inspiración. No llegaron solos: irrumpieron en el poder con fuerza, con apoyo, con armas, con masas enardecidas y con intelectuales respaldándolos.

Esos aparentes momentos que tanto daño han hecho a la humanidad son producto de procesos incubados desde arriba y desde abajo, desde el poder y desde una suma de individuos que llevaron a la praxis esas frases; que de tanto escucharlas las convirtieron en verdad. Fue una telaraña y no labor de un solo hombre: no simplifiquemos los procesos.

Hoy podríamos encontrar un buen número de razones y factores para pensar que nos encontramos en el umbral de un neofascismo del que seremos responsables de su avance o de su neutralización.

Es preocupante que en los últimos años se hayan presentado por racismo 321 víctimas de malos tratos en España; según el informe de Amnistía Internacional, todas ellas con nombre y apellido.

Es alarmante también que mujeres como Miriam o la brasileña Rita hayan sido violadas en dependencias de la policía, sin más protección que su propio desespero de la primera y la posterior impunidad del delito en la segundo.

A los niños marroquíes, según la misma fuente, los sacan de las fronteras sin un seguimiento que compruebe que los regresan con sus familias. El maltrato a las familias gitanas o muerte de inmigrantes bajo custodia, son elementos que pueden quedarse en una cifra o desencadenar en fenómenos mucho más preocupantes.

El mal trato a los inmigrantes o a las minorías ocurre tanto por las formas autoritarias, arrogantes y populistas de gobiernos; como por actitudes de las sociedades de los países industrializados que sienten que los inmigrantes son un peligro para su seguridad.

Ese sentir es inducido por los partidos de gobierno y pequeños grupos de ultras, o por los medios de comunicación que maximizan o descontextualizan el comportamiento delincuencial de un pequeño grupo de inmigrantes.

La defensa de los derechos humanos, la denuncia permanente, el reciclaje y la consolidación de las democracias, que incluyan desde luego el compromiso social, son un fuerte bastón para dejar en un mal recuerdo esos nacientes factores de neofascimo.

Estamos condenados a no olvidar las consecuencias históricas de la Segunda Guerra Mundial. “Cerrar los ojos un instante hace que al siguiente tengamos que abrirlos con espanto.”

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más