Inicio El precio de la fama

El precio de la fama

Por Lucero Saldaña

La función pública que puede ser remunerada u honoraria, temporal o permanente, en cualquiera de sus niveles jerárquicos, tiene sus normas de conducta para el correcto, honorable y adecuado cumplimiento de las tareas. Estas, establecen las medidas y sistemas que exigen a los y las funcionarias públicos dar cuenta de sus actos.

El caso que ha ocupado recientemente en los medios un lugar titular, es el video que muestra al presidente del Partido Verde Ecologista (PVEM) en una negociación económica ilícita, cayendo en una trampa estratégicamente diseñada para desprestigiarlo y ventilar que entraría en un juego de corrupción, es un precio costosísimo que pagan quienes están expuestos al ejercicio de la función pública.

Mantenerse fuera de todo acto de corrupción es, no sólo un deber sino un imperativo para que la política ocupe un mejor lugar en la lista de áreas que tienen credibilidad. Ahora que tampoco se escapan quienes traman esto, ya que su intención es también reprobable, y con el riesgo de que caerán en su misma trampa.

Porque la corrupción socava la legitimidad de las instituciones públicas, atenta contra la sociedad, el orden moral y la justicia, así como contra el desarrollo integral de los pueblos, como se señala en la Convención Interamericana Contra la Corrupción, es profundamente preocupante de que el combate contra la corrupción, sea bandera para entrar en el mismo círculo vicioso que no se logra romper.

Y porque el combate a la corrupción fortalece las instituciones democráticas, evita distorsiones de la economía, vicios en la gestión pública y el deterioro de la moral social, tenemos que reconocer que puede ser uno de los instrumentos que utiliza la criminalidad organizada con la finalidad de materializar sus propósitos.

Desde muchos espacios se realizan esfuerzos a veces desapercibidos pero que pueden ayudar a prevenir, detectar, sancionar y erradicar la corrupción en el espacio público y privado, aquellos que convencidos de la importancia de generar conciencia entre la población sobre la existencia y gravedad de este problema lo denuncian por las vías legales o bien en la práctica del ejercicio de su profesión, como es el caso de periodistas que para fortalecer su papel fiscalizador frente a la corrupción, se organizan para mantener una red que los asiste y respalda y los protege para que investigan o hagan reportajes sobre la corrupción.

Puedo señalar el caso del periodista argentino Fernando J. Ruiz en su libro Otra Grieta en la Pared, que da informe y testimonios de la nueva prensa cubana, citando cinco razones por las cuales los buenos gobiernos y los buenos periodistas pueden ser aliados, dando importancia a la labor periodística de ciudadanizar a los sectores sociales al darles voz y cómo una política pública debatida, difundida ampliamente consensuada en el debate público, ofrece al gobierno mayor capacidad política de corrección y de rectificación.

Cuando las cosas son tan obvias, no queda otra más que rectificar, pero antes hay que tomar conciencia que puede uno perjudicar a la familia, al partido político, a la institución, a la case política, a los y las compañeras y militantes, a la sociedad y a la nación. La disculpa pública es dolorosa pero cuando se hace a conciencia, se puede dar una muestra de madurez, y sensatez a la sociedad.

La ética antecede a la política, y la humildad al crecimiento personal. La lección puede ser muy dura, pero hay que pasarla, no evadirla para experimentar lo vulnerables que somos como humanos y humanas cuando teniendo mucho se pierde lo más importante, la dignidad como persona.

Los medios podrán decirnos en qué pensar, pero no qué pensar. Los temas de su agenda los pueden ubicar a ser temas de la agenda pública, pero las decisiones las tomamos en lo individual.

La responsabilidad social de los medios es investigar objetivamente para que el espectador norme opinión y evitar daños morales que sólo sean rumores o pruebas anónimas que generan especulación y confusión. Pero sí es su deber informar cuando se ha hecho la investigación seria y profesional, sobre los hechos que merecen reprobación para ayudar a combatir la impunidad y las injusticias.

*Senadora e integrante de la Comisión de Equidad y Género, y de la Comisión Especial que dará seguimiento a los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez.

[email protected]

04/LS/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content