Inicio El SNTE, después de 13 años

El SNTE, después de 13 años

Por la Redacción

A punto están de cumplirse trece años desde que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación inició un proceso de transformación, que lo llevó a convertirse en una agrupación cuya importancia en los procesos políticos de México llegó más allá de su papel en los ámbitos sindical o gremial.

Hasta marzo de 1989 ese sindicato había estado dominado por el grupo conocido como “Vanguardia Revolucionaria” durante década y media.

Por esos días, se había consumado la enésima imposición, que derivó en movilizaciones de numerosos y organizados contingentes de maestros que protestaron, principalmente, por la situación política interna de su sindicato y el enorme rezago salarial.

El descontento magisterial llegó a tal grado que el grupo hasta entonces en control real y formal del SNTE hubo de renunciar y ceder el paso a una nueva dirigencia y con ella, a una nueva era del sindicato más numeroso de América Latina.

En abril de 1989, el Consejo Nacional sustituyó al secretario general, pero hubo de conservar prácticamente intacto al resto del CEN y los Comités Seccionales, en su gran mayoría constituidos en función de lealtades vanguardistas.

Al mismo tiempo, la disidencia magisterial agrupada en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) continuaba movilizando importantes contingentes de maestros capitalinos, chiapanecos, guerrerenses, michoacanos y oaxaqueños.

La Secretaría de Educación Pública se había planteado como uno de sus objetivos estratégicos una supuesta descentralización educativa, que en el fondo tenía como propósito pulverizar el carácter nacional del sindicato para dar paso a un sindicato por cada estado de la República.

El deterioro salarial del magisterio y su exigencia legítima de mejoramiento económico no sólo habían sido desoídos por los sucesivos gobiernos, sino que fueron el pretexto de organizaciones de extrema derecha para atacar y condenar la educación pública, y por lo tanto a quienes con su trabajo en las aulas la hacen posible.

El nuevo liderazgo, encabezado por Elba Esther Gordillo, construyó puentes de comunicación e inclusión política en donde participaron todas las expresiones y corrientes sindicales.

Diseñó una nueva red de alianzas con otros sindicatos y centrales obreras, mejoró su capacidad de demanda ante el gobierno y convirtió al SNTE en un defensor efectivo de la educación pública y en un actor propositivo en el proceso de descentralización educativa que le valió su preservación como organización nacional.

A partir de 1989 el SNTE recuperó la condición que lo define: su esencia magisterial. Dejó de ser noticia política para convertirse en referencia educativa. Ni Vanguardia Revolucionaria o los paros de su disidencia fueron ya el signo de su existencia.

Sin perder su capacidad de demanda en materia salarial y laboral, el SNTE amplió su horizonte de acción y promovió movilizaciones de su base, pero ya no como acarreados de mítines políticos, sino como profesores que tenían mucho que decirle a la sociedad y proponerle a la autoridad para mejorar la educación.

El SNTE, como organización social, ha demostrado desde entonces, una y otra vez, que aún y en las situaciones más adversas, la organización y el trabajo son los mejores medios para enfrentar el principal reto de todos: el futuro. Se ganó así, el espacio que le correspondía, no sólo como sindicato, sino como patrimonio histórico de la Nación.

Buzón Electrónico: [email protected]

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content