Inicio Eliminar violencia contra mujeres y niñas

Eliminar violencia contra mujeres y niñas

Por Lucero Saldaña

La sociedad mexicana poco sabe de los días que de manera oficial se conmemoran en defensa de los derechos humanos, tal es el caso del 25 de noviembre, Día Mundial contra la Violencia hacia las Mujeres y las Niñas, que desde hace 23 años se ha señalado para rendir homenaje a las víctimas de este mal y proclamar el ya basta de impunidad y cobijo por parte de las instituciones y autoridades que invisibilizan este fenómeno.

La violencia de género ha tenido y tiene lugar en todas las culturas actuales y en todas las escalas sociales. Está directamente asociada a las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres que determinan en última instancia, la posición de subordinación y vulnerabilidad de las mujeres independientemente de su situación socioeconómica.

Su definición según la ONU, la describe como “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada”.

Las Naciones Unidas consideran que la violencia en contra de las mujeres es un obstáculo para el desarrollo por sus consecuencias sobre las economías de los países. Al mismo tiempo tiene efectos sociales y culturales. De acuerdo con el concepto de desarrollo humano de las Naciones Unidas, la violencia contra las mujeres afecta su bienestar, su seguridad, sus posibilidades de educación y de desarrollo personal.

Se trata de un problema de salud pública debido al tremendo impacto negativo que ejerce sobre la salud, la morbilidad y mortalidad de las mujeres y niñas. Aunque también existen hombres violentados, las cifras no representan un problema de salud pública que según la Organización Mundial de la Salud constituye un atentado contra el derecho a la vida, a la seguridad, a la libertad, a la dignidad y a la integridad física y psíquica de la víctima y todo ello supone, por tanto, un obstáculo para el desarrollo de una sociedad democrática.

Tampoco debemos olvidad que la mortalidad de mujeres por esta causa, supone diez veces más que el número de víctimas que se cobra el terrorismo político, y la sociedad no ha reaccionado.

La violencia está infradiagnosticada, infradeclarada e infradocumentada. La prevención de la violencia es una prioridad que exige un conocimiento exhaustivo de su magnitud, y por lo tanto es necesario disponer de sistemas de información fiables y de generación de conocimiento mediante la investigación, que orienten las necesarias políticas para luchar contra ella.

Toda vez que la mayoría de los abusos no se denuncian a la policía, principalmente porque no existen instrumentos jurídicos, sociales y económicos adecuados que protejan a las víctimas, lo que hace que la violencia contra las mujeres siga siendo en gran parte un delito invisible. Aunque no para los hijos que la presencian, ya que la mayoría de los ataques por el agresor, letales o no, se efectúan en presencia de sus hijos, creando a menudo un ciclo de violencia que se perpetúa de generación en generación.

Como presidenta de la Comisión Especial para el seguimiento de las investigaciones de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua, presenté un pronunciamiento con tres puntos de acuerdo para que esta comisión del Senado de la República se vincule con otras comisiones como Derechos Humanos, Justicia, Equidad de Género y Asuntos Fronterizos para trabajar un paquete de reformas legislativas para la atracción del gobierno federal, de los casos en todo el territorio mexicano en donde existan estas características de feminicidios. Señalando los recientes en el Distrito Federal incluyendo a las mujeres ancianas asesinadas por estrangulamiento, así como Guanajuato, Chiapas, Quintana Roo, Tamaulipas, Sonora, Jalisco, Nuevo León, La Laguna y Oaxaca.

Considerando lo urgente y obvio de su atención, solicitamos que el próximo año sea declarado Año Contra la Violencia hacia las Mujeres y las Niñas, a fin de sumar voluntades y acciones para su combate. Alguien dijo que el único ser en la tierra que violenta a su hembra, es el hombre, creo que ya es hora de romper con este canon.

[email protected]

*Senadora e integrante de la Comisión de Equidad y Género y de la Comisión especial que dará seguimiento a los asesinos de mujeres en Ciudad Juárez

2004/LS/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content