Inicio » Embarazo, tercera causa de muerte en adolescentes mexicanas

Embarazo, tercera causa de muerte en adolescentes mexicanas

Por Gladis Torres

El embarazo precoz y el desempleo son los problemas que más afectan a las jóvenes mexicanas, según análisis del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Sin embargo, la maternidad en esta edad puede costar la vida.

Las 718 muertes anuales de adolescentes por parto y puerperio, que representan 9.1 por ciento de todas las muertes maternas, se constituyen en la tercera causa de muerte entre las mexicanas en este grupo de edad.

Entre 106 millones de connacionales, 20.4 millones son jóvenes y adolescentes con características heterogéneas y pocas expectativas para sacar adelante a un hijo o hija. La mitad tiene entre 15 y 19 años, estudia y depende económicamente de su familia y tiene en esos años su primera relación sexual

El inicio de la actividad sexual constituye una transición crucial en la vida de las mujeres jóvenes, quienes no siguen la secuencia tradicional de tener relaciones hasta después del matrimonio o unión. Los patrones del curso de vida se encuentran profundamente vinculados al lugar que ocupan las mujeres en la estructura social, según el Consejo Nacional de Población (Conapo).

Así la fecundidad en México se ha reducido mucho más en los grupos de mujeres de edades más avanzadas, ello explica que las mujeres entre los 15 y los 24 años de edad, concentren el 45 por ciento de los nacimientos del país.

Tener un embarazo antes de los 16 años de edad puede provocar muchos problemas de salud, como contraer infecciones urinarias y vaginales, deficiencias nutricionales, hipertensión arterial y preeclampsia, la cual resulta mortal, puntualiza la Secretaria de Salud.

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que para una mujer nacida en América Latina o el Caribe, las probabilidades de morir por complicaciones del embarazo son 27 veces mayores que para una mujer nacida en Estados Unidos.

Ante este panorama, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tres acciones para la atención de las embarazadas: asistencia de personal competente en el parto, disponibilidad de servicios obstétricos de urgencias en caso de complicaciones y una red de consultorios operativa que garantice referencia a urgencias.

De igual manera destaca la necesidad de ayudar y facilitar los medios para que las mujeres en general, eviten embarazos y nacimientos no deseados.

06/GT/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más