Inicio » Embarazos en adolescentes aumentan en Zimbabwe

Embarazos en adolescentes aumentan en Zimbabwe

Por Thandeka Moyo**
embarazoadolescente01JeffreyMoyo_IPS

Todos los días, Pretty Nyathi*, de 17 años, se levanta de la cama, alimenta a su bebé, lo carga a su espalda y sale rápidamente al mercado para comprar verduras que luego revende en las calles de Bulawayo, la segunda ciudad más importante de este país africano. Ella desearía que su vida fuera diferente.
 
“No hay nada bello en ser una madre adolescente”, dijo a IPS/Cimacnoticias. “Desearía poder volver el tiempo atrás, a cuando estaba en la escuela, y ser como cualquier otra joven”.
 
Hace cinco años, su madre murió y ella tuvo que mudarse con su abuela, quien atiende un “shebeen” (bar) en Tsholotsho, 116 kilómetros al noreste de Bulawayo.
 
A los 14 fue violada por un cliente. “Intenté pedirle ayuda a mi abuela, pero ella me amenazó con echarme”, añadió. Pronto, la abuela obligó a la joven a prostituirse con los clientes. “Perdí la cuenta de los hombres con los que me acosté sin usar protección”, dijo Nyathi.
 
En 2012 escapó a Bulawayo, donde vivió en las calles y sobrevivió también prostituyéndose. Dos meses después quedó embarazada, y en una clínica se le diagnosticó VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del Sida).
 
Un pastor evangélico le ofreció refugio, y en el Hospital Mpilo comenzó a recibir tratamiento antirretroviral. “Por la gracia del Señor, mi bebé es VIH negativo”, dijo Nyathi.
 
Ahora la joven vive con un familiar y se esfuerza por seguir el tratamiento. Este requiere “una dieta equilibrada, que me puede ayudar a vivir más y al menos ver a mi hija comenzando la escuela”, dijo.
 
Nyathi representa uno de los cada vez más numerosos casos de embarazos en adolescentes en Zimbabwe.
 
En 2011 la tasa de fecundidad en las adolescentes de entre 15 y 19 años era de 112 nacimientos por cada mil jóvenes, cuando en 2006 era de 99 por cada mil, según el Estudio Demográfico y de Salud de Zimbabwe (ZDHS, por sus siglas en inglés).
 
“Se trata de un aumento significativo”, dijo Stewart Muchapera, analista de comunicaciones en el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Zimbabwe, en diálogo con IPS/Cimacnoticias.
 
Las jóvenes de áreas rurales, como Nyathi, tienen el doble de probabilidades de quedar embarazadas en la adolescencia. La tasa de fecundidad en el ámbito rural es de 144 nacimientos por cada mil jóvenes, contra 70 por cada mil en zonas urbanas.
 
RIESGOS
 
“La pubertad es un periodo de rápidos cambios biológicos, y esa etapa de desarrollo debe ser bien afrontada por las jóvenes para superarla en forma segura”, dijo Muchapera.
 
Entre las muchas causas del embarazo temprano, el experto mencionó la falta de información precisa sobre la pubertad, la cual vuelve a las adolescentes dependientes de lo que les digan otras jóvenes mal informadas o de los pocos datos que puedan obtener en internet.
 
También señaló que algunas normas culturales o religiosas, como el matrimonio infantil, las relaciones intergeneracionales, la coerción sexual y el sexo comercial, contribuyen con el embarazo en adolescentes.
 
El ZDHS señala que 9 de cada 10 zimbabwenses activas sexualmente de entre 15 y 19 años se encuentran en alguna forma de matrimonio, y que dos de cada tres jóvenes que tuvieron relaciones sexuales antes de los 15 años lo hicieron contra su voluntad.
 
El problema se ve agravado por la crisis política y económica de la última década, que propagó la pobreza y deterioró los servicios educativos y de salud. Las adolescentes practican sexo comercial como medio de obtener alimento, ropa, educación y seguridad.
 
Simanga Nkomo, partera en Bulawayo, dijo a IPS/Cimacnoticias que cada año asiste a madres cada vez más jóvenes, algunas de 14 años o menos.
 
“Es preocupante, ya que la mayoría de esas adolescentes no están informadas sobre salud materna y arriesgan sus vidas”, afirmó.
 
El riesgo de muerte materna es el doble para las jóvenes de entre 15 y 19 años que para las mujeres de más de 20, y cinco veces más alto para las niñas de entre 10 y 14 años.
 
Sipho Ncube* es otra madre adolescente de Bulawayo. Obtuvo buenas notas el año pasado en la secundaria, pero debió abandonarla cuando presentó un embarazo y parió un bebé varón, ahora de siete meses.
 
“Comencé una relación, y una cosa llevó a la otra, hasta que descubrí que estaba embarazada. Tenía conocimiento sobre anticonceptivos, pero por algún motivo no usé ninguno”, contó a IPS/Cimacnoticias.
 
Ncube y su bebé son VIH negativos, pero perfectamente podría haber sido de otra manera: la seroprevalencia nacional es de casi 15 por ciento entre personas de entre 15 y 49 años.
 
Unos 120 mil jóvenes zimbabwenses de entre 15 y 19 años contrajeron el VIH en 2012, y 63 mil eran mujeres, según estimaciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.
 
Los padres de Ncube, que trabajan en Sudáfrica, la visitan tres veces al año y le envían algo de dinero. Ella cuida a sus hermanos, de 13 y siete años, en una casa alquilada de dos habitaciones en el suburbio capitalino de Mpopoma.
 
El padre del bebé trabaja en la occidental ciudad de Victoria Falls, y ayuda financieramente a Ncube cada vez que puede.
 
“Me lamento de todo, pero debo vivir con las tontas decisiones que tomé”, dijo Ncube a IPS/Cimacnoticias. “Desearía volver al colegio y (a la vez) poder cuidar al bebé”.
 
*Los nombres fueron cambiados para proteger su privacidad.
 
**Este artículo fue originalmente publicado por la agencia internacional de noticias IPS.
 
14/TM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más