Inicio En Atzompa “pareciera que hay una colusión”: general Gallardo

En Atzompa “pareciera que hay una colusión”: general Gallardo

Por Lourdes Godínez Leal

Es muy difícil que las mujeres violadas por militares obtengan justicia, ya que hay un respaldo absoluto de Felipe Calderón hacia el Ejército, que es “su único apoyo para legitimarse”, dijo a Cimacnoticias el general José Francisco Gallardo Rodríguez.

Gallardo, quien denunció públicamente en 1993 violaciones a los derechos humanos al interior del Ejército así como desapariciones en el mismo, que le valieron una condena a prisión por 28 años acusado de difamación en contra de las Fuerzas Armadas, enfatizó que “todos los poderes del Estado” le tienen miedo al Ejército.

“Calderón declaró anticipadamente en el asunto de Zongolica que la señora había muerto por gastritis crónica y nadie, menos el Ejército, va a contradecir una opinión presidencial porque el Secretario de la Defensa o cualquier militar entraría en desacato al código de justicia militar y comete un delito”.

“Al comandante supremo de las fuerzas armadas nadie lo puede contradecir, entonces todo el aparato del Estado apoyó la decisión de Calderón de que la señora murió de gastritis, incluso la misma Comisión Nacional de Derechos Humanos lo avaló, situación que me parece muy grave porque pareciera que entonces hay una colusión”. |

El general Gallardo explicó cómo el poder civil evita la confrontación con el poder militar, lo que puede originar impunidad en delitos.

El artículo 13 constitucional establece que no habrá tribunales especiales y aunque subsiste el fuero de guerra señala que “cuando un militar cometa un ilícito será juzgado por el fuero militar, pero si ese ilícito se hace o realiza en conjunción con un civil o se ve involucrado un civil, este asunto se dirime ante la autoridad civil”.

“Esto no ha sido en el caso de Zongolica, debe verlo la autoridad civil conforme al Artículo 13 constitucional, aquí lo que pasa es que la autoridad civil cínicamente siempre turna los casos porque no quieren confrontarse con el Ejército en las 3 ramas de gobierno: federal, estatal y municipal.

EL FUERO MILITAR

Para desarmar “el aparato” que le permite al Ejército y a sus militares cometer todo tipo de abusos contra civiles y no ser juzgados, son necesarias dos acciones urgentes, dice el general Gallardo: abrogar el fuero militar y quitarle al secretario de la Defensa Nacional la facultad de administrar justicia.

“El mismo Congreso, el presidente, todos los poderes del Estado le tienen miedo al Ejército porque ha sido una institución que se ha mantenido aparte del escrutinio social y de la rendición de cuentas históricamente”.

Para el general (que actualmente se encuentra en una situación “irregular” pues no lo han dado de baja, aunque le retiraron sus prestaciones y sueldo), quien administra la justicia en México es el poder judicial y no el Secretario de la Defensa.

APARATO PARA DESARMAR

Y explica cómo funciona este complejo aparato que él señala como prioritario desarmar.

“La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en diferentes artículos que previenen el manejo del Ejército (1, 5, 13, 16, 14, 29, 35, 36, 129, 123 apartado B) señalan que éste no debe participar en asuntos de carácter político ni en los exclusivos de la autoridad civil, y eso es el fuero militar”.

Por otra parte, señaló que según la Ley de la Administración Pública Federal, en su artículo 29 fracción décima, otorga al Secretario de la Defensa la “facultad” de administrar justicia militar. Esto “trastoca” la división de funciones que debe tener la autoridad que está perfectamente tipificado en la división de poderes en la Constitución.

Para el general Gallardo, quien administra la justicia en nuestro país es el poder judicial y no el Secretario de la Defensa. Pero, “apoyado en este artículo (el 29 de la Admón. Pública Federal), el Secretario de la Defensa nombra a los jueces, magistrados, al inculpado, a los defensores de oficio, a los ministerios públicos.

Entonces es una justicia de mando de carácter vertical en donde todas estas autoridades que representan la procuración y la administración de justicia dentro del ejército lo único que van a hacer es cumplir una orden superior.

Y si el Secretario de la Defensa dice: estos señores no son culpables, no son culpables aunque hayan hecho lo que hayan hecho, que es lo que está sucediendo actualmente en los casos de militares que violaron a mujeres”.

Finalmente, el general Gallardo insiste en que el Congreso de la Unión debe trabajar en la creación de una institución que sea un vínculo del poder legislativo y ejecutivo en su rama militar, cuya función sea supervisar la administración militar, de los mandos altos hasta los más bajos y que se cumplan las leyes hacia adentro del Ejército así como tutelar la disciplina militar y proteger los derechos humanos tanto de militares como de civiles y que estos actos en los que incurre el ejército se sancionen.

07/LGL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más