Inicio En Copenhague los países ricos evadieron compromisos serios

En Copenhague los países ricos evadieron compromisos serios

Por Anayeli García Martínez

Sin acuerdos claros al no establecer objetivos en los principales temas de discusión como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), medidas de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático, desarrollo tecnológico y financiamiento para contrarrestarlo, concluyó la Cumbre sobre cambio climático en Copenhague.

Las conclusiones de la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP-15) parecen no tener compromisos, destaca la prensa internacional, debido a que no se promovieron medidas que controlen las emisiones de GEI, gestión trascendental para impedir que la temperatura siga aumentando y a su vez para controlar el efecto invernadero.

De acuerdo con los especialistas, los desacuerdos y la falta de políticas adecuadas, agravarían la degradación medioambiental y se acentuaría la pobreza y hambre porque muchos de cultivos son susceptibles a los aumentos de la temperatura, enfermedades transmitidas por agua contaminada, más desastres asociados al clima, una baja en el suministro de agua y efectos de carácter social como la migración.

En 2015 la temperatura de la tierra podría alcanzar niveles históricos, lo que de acuerdo con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) sería catastrófico, por ello el diálogo en la materia era de gran importancia, no obstante, el gobierno estadounidense sólo ofreció bajar sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 17 por ciento hasta 2020, con respecto a 2005.

Por su parte la Unión Europea (UE) se comprometió a disminuir en un 20 por ciento sus emisiones de CO2 hasta 2020, con respecto a los niveles de 1990. Sin embargo, el fin de las negociaciones en la capital danesa era lograr acuerdos para reducir entre 25 y 40 por ciento las emisiones de GEI con respecto al año 1990 para 2020, y que esto quedara plasmado en un documento sucesor al Protocolo de Kioto.

FALTA DE UN ACUERDO JUSTO Y OBLIGATORIO

Greenpeace señaló que lo pactado en la COP-15 no es justo, equitativo ni ambicioso, y mucho menos obligatorio. La organización ambientalista afirma que no es justo ya que se espera que los países pobres asuman el costo de un problema que los países más ricos han ocasionado; no es ambicioso ya que los países industrializados se niegan a reducir sus emisiones de GEI de acuerdo con lo que la ciencia y su responsabilidad histórica señala, y no es obligatorio, porque lo acordado ni siquiera ha sido adoptado oficialmente por la COP 15.

“El resultado de Copenhague nos pone en un escenario de incremento de temperatura de al menos 3 grados centígrados y es inaceptable”, informó Greenpeace México.

De las conclusiones de la cumbre climática se sabe que los países industrializados deben presentar antes del 31 de enero de 2010 objetivos nacionales de reducción de emisiones para 2020, aunque el último borrador ya no propone un objetivo común para los países industrializados. Las metas de reducción de los países emergentes dependerán de la ayuda financiera y tecnológica que reciban de los industrializados.

Serán los países desarrollados quienes aportarán a los países en vías de desarrollo un total de 30 mil millones de dólares (unos 21 mil millones de euros) entre 2010 y 2012 para ayudarlos a hacer frente a los efectos del cambio climático y promover su desarrollo no contaminante.

Para el financiamiento, los países ricos ofrecerán cerca de 100 mil millones de dólares a los países más pobres a partir de 2020, además de que los emergentes y en desarrollo deben permitir análisis y consultas internacionales para sus actividades de protección medioambiental, tomando en cuenta sus prioridades nacionales. Con ello, China logró que no haya inspecciones independientes internacionales en su territorio.

En materia de deforestación, se señaló la necesidad de proteger los bosques y destinar fondos para ello, aunque no se describe la forma de hacerlo.

El consenso de este borrador se dio entre Estados Unidos, Brasil, India, Sudáfrica y China, mientras que Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Costa Rica y el archipiélago de Tuvalu mostraron su rechazo. El acuerdo deberá ser revisado en 2015 para estudiar la posibilidad de limitar el calentamiento a sólo 1.5 grados.

Organizaciones de la sociedad civil con trabajo en la protección del medio ambiente calificaron el documento como “vergonzoso, omiso y ambiguo” en relación con el compromiso específico de reducción de emisiones por parte de los países desarrollados, responsables del calentamiento global por el nivel histórico y actual de sus emisiones, y a quienes corresponde aplicar reducciones sustanciales de manera inmediata.

09/AGM/LR/GTR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content