Inicio » En el DF, se reconstruye el futuro y tejen esperanzas

En el DF, se reconstruye el futuro y tejen esperanzas

Por Lourdes Godínez Leal

En el Distrito Federal alrededor de 14 mil niñas, niños y jóvenes viven en la calle, según datos de la Secretaría de Desarrollo Social del D.F, de los cuales cuatro mil 480 son mujeres, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Su habitat son casas de cartón, parques, coladeras o donde “les agarra la noche”, no tienen los medios para vivir, ni dinero, empleo, estudios, un hogar, mucho menos una familia y subsisten de la caridad, dinero que emplean la mayoría de las veces para drogarse.

Datos del Foro Mujeres y Adicciones, del Gobierno del Distrito Federal (GDF), advierten que actualmente 34 mil mujeres consumen drogas ilegales como cocaína, heroína, inhalables, marihuana, opioides o estimulantes.

Ante este desolador panorama, el GDF llevó acabo un programa para el periodo 2000-2006 cuyo objetivo fue atender las necesidades de esta población.

Es así como el 18 de enero de 2001 se crea el Instituto de Asistencia Social (IASIS), que trabaja con dos grupos sociales: los que se encuentran en situación de calle (indigentes) y los que se encuentran en abandono social.

El IASIS tiene programas en albergues destinados a niñas, niños, mujeres y adultos en situación de calle y/o riesgo, además de otros programas como: atención emergente; financiamiento para la asistencia e integración social; alimentarios; atención jurídica en derecho familiar, y de consultas médicas de primer nivel de atención.

En el que corresponde a la comunidad, por ejemplo, se ofrece protección a personas, familias y grupos de la población en desventaja social, situación de abandono o por siniestro o desastres. Aquí se desarrollan las campañas de invierno cuyo lema es “en frío invierno, calor humano”, que en los últimos cinco años atendió a 27 mil personas a través de sus albergues y comedores sociales, según datos del GDF.

Otra línea de atención del IASIS es el plan emergente por fenómenos hidrometeorológicos, consiste en brindarles refugio temporal a quienes viven en zonas de alto riesgo, aloja a personas y familias afectadas por contingencias y que no tienen un lugar para vivir.

LOS CENTROS DE ATENCIÓN

Actualmente el IASIS cuenta con 10 centros de asistencia e Integración Social (CAIS):

En la Plaza del Estudiante, donde pernoctan hombres mayores de 18 años en abandono social; en Azcapotzalco que atiende a niñas y niños de entre 4 y 13 años de edad, maltratados, con desintegración familiar, abuso sexual, extravío o abandono; Villa Mujeres, que atiende a mujeres mayores de 18 años adultas mayores y madres solas con hijos menores de 15 años; Coruña que atiende a niñas, niños y jóvenes de hasta 21 años en situación de calle.

“Me enfermé, me dio peritonitis y retención de líquidos. Estaba yo con una hija que vive en El Rosario (unidad habitacional). Me enfermé feo y me corrieron, ella y su marido. Entonces fui a pedir ayuda a la novena delegación de policía de Tacuba. Ellos me llevaron al hospital de Balbuena. Estuve internada dos semanas, me operaron de la peritonitis, me destaparon. De ahí me llevaron a Coruña y de ahí para acá. Ya tengo dos años cinco meses?”

Otros centros son por ejemplo, el de Iztapalapa que alberga a hombres mayores de 18 años con trastornos de personalidad, daños orgánicos o retraso mental; el de Cuemanco, para hombres mayores de 18 años con problemas mentales; el de Cuautepec para hombres mayores de 60 años.

La Cascada, es otro centro del IASIS exclusivo para mujeres mayores de 18 años con enfermedades mentales y adultas mayores.

Atlampa y Torres de Potrero, son centros mixtos, el primero atiende a mujeres y hombres postrados o semi postrados y en abandono y el segundo a mujeres y hombres mayores de 16 años con problemas de adicción.

“Lo que me hizo llegar al CAIS fue un problema de drogadicción, porque llegué al grado en que me di cuenta que ya no podía sola, tenía que buscar ayuda porque al principio una dice: yo puedo, pero mentira. Acudí a varios lugares, pero ninguno me sirvió, desde clínicas particulares muy caras, a hospitales psiquiátricos, pero no tenían especialidad”.

Como uno de los objetivos del IASIS es la reinserción social, las y los usuarios tienen la oportunidad de estudiar o capacitarse para el trabajo en cualquier de los Centros de Capacitación para el Trabajo (Cecatis), como lo refiere el libro “Tejiendo Futuros, reconstruyendo esperanzas”, escrito por la periodista y feminista Sara Lovera y Leticia García González presentado este año por el IASIS.

06/LGL/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: