Inicio En el olvido, la infancia en el frente de guerra

En el olvido, la infancia en el frente de guerra

Por Hilda Soria

Las guerras no sólo destruyen la vida de miles de soldados, también terminan con la de niñas y niños: un millón y medio han muerto y al menos cuatro millones más han quedado discapacitados por efecto de los bombardeos, sin que haya registros de cuántas eran niñas, ni de las secuelas en su vida.

Mientras en nuestro país nos alistamos para las fiestas de fin de año, 40 guerras en el planeta destruyen la vida en etapas tempranas y han dejado sin hogar a 12 millones de menores, de los cuales cinco millones viven en campamentos de refugiados en todo el mundo, indican diversas organizaciones especializadas en infancia y derechos humanos.

El caso de las niñas es especialmente traumático, ya que además de actuar como soldados, son obligadas a ser compañeras sexuales de varios combatientes, lo cual ocasiona que la mayoría se infecte y padesca enfermedades de transmisión sexual, entre las que se cuenta el VIH/SIDA.

A pesar de que las niñas y niños no propician las guerras, resultan las y los más afectados ya que los grupos armados matan, mutilan, violan, perturban su educación y les impiden el acceso a los servicios esenciales de salud, reitera el último informe Estado Mundial de la Infancia 2005 del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Los conflictos armados alteran sus vidas de muchas maneras, e incluso si no mueren o resultan heridos pueden quedarse en la orfandad, ser secuestrados –como esclavas domésticas y sexuales en el caso de las niñas– o sufrir graves daños emocionales, debido a la exposición directa a la violencia, el desplazamiento, la pobreza o la pérdida de seres queridos.

En África y en Asia se encuentra el mayor número de niños y niñas que participan como combatientes en los conflictos, una tendencia que va a la alza.

Los siete años de conflicto casi ininterrumpido de la República Democrática del Congo, con tres millones de bajas, civiles casi todas, no hacen mella en la arena internacional.

Tampoco los cientos de miles de mujeres y menores desplazados en Liberia, no parece recibir atención por parte de la comunidad internacional a diferencia de su vecina Sierra Leona en donde ya se encuentran presentes las fuerzas de paz de la Naciones Unidas.

DARFUR, INFIERNO EN EL OLVIDO

Darfur es otra zona de guerra ubicada en Sudán, país africano donde los conflictos armados han provocado que muchos menores mueran y sucumban, principalmente, por una serie de amenazas como el extremo aglomeramiento y la falta de higiene.

Pero en este país muchas niñas son también violadas y utilizadas como esclavas sexuales, considerado ya como crimen de guerra y contra la humanidad, de acuerdo al reporte de Amnistía Internacional “Violaciones como arma de guerra.”

Mientras sigan continuando los ataques en Darfur, las mujeres niñas y niños desplazados no podrán regresar a sus hogares pues hasta la fecha, los organismos de asistencia solamente han recibido alrededor de la mitad de la financiación que necesitan para sus operaciones en Darfur.

Así, se espera que las y los refugiados sigan en los campamentos sin agua, con letrinas inadecuadas y unas condiciones terribles en materia de saneamiento debido a que el barro originado por la lluvia se mezcla con los excrementos humanos.

Además la fiebre, los problemas en las vías respiratorias y las heridas son algunas de las principales enfermedades ocasionados en muchos menores durante los ataques violentos en Darfur informa la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud del Sudán en el norte y el oeste de Darfur.

COLOMBIA

América Latina, no es la excepción. En Colombia más de 10 mil niños son soldados y diariamente siete niños colombianos mueren de forma violenta, según la organización estadounidense Watchlist.

En su informe “Colombia: guerra contra los niños y niñas” denuncian que tanto el conflicto armado como la delicuencia ocasiona víctimas de abuso sexual y toda clase de maltratos.

“Las niñas y niños de Colombia han sido señalados como objetivos en asesinatos y mutilaciones, tomados como víctimas de violencia sexual, engañados y obligados a integrarse en las filas de los combatientes”, denuncia el informe.

De acuerdo al documento de Watchlist, los menores también son arrebatados de sus hogares, privados de acceso a la educación y devastados durante décadas de conflicto.

De acuerdo al último informe de UNICEF, incluso después de que ha terminado un conflicto quedan amenazas a la infancia. Los restos de explosivos de guerra –entre ellos los armamentos abandonados, las minas terrestres y los materiales bélicos que no han explotado, matan y hieren todos los años a miles de niños y niñas.

INFANCIA LOCA

Israel es uno de los países ubicado en el Medio Oriente, donde la vida de muchas niñas y niños se ve amenazada por un conflicto armado, pues muchos de ellos son obligados a combatir. Actualmente son 300 mil infantes que exponen su vida al frente de este conflicto.

¿Cuántas niñas y niños habrán sufrido todas estas injusticias en este conflicto árabe-israelí? De acuerdo a Amnistía Internacional debido a la larga duración de este conflicto entre palestinos e israelíes (50 años) son muchas las generaciones de niñas y niños que no han conocido la paz, no han experimentado la seguridad, es decir, no conocen una situación de normalidad.

2004/HS/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content