Inicio En estas condiciones no se quieren elecciones

En estas condiciones no se quieren elecciones

mujeres11yunuhenrangelmedina

De nuevo las protestas sociales se multiplicaron en diferentes partes de Guatemala. Una de las principales fue en el centro  capitalino.
 
Independientemente de la identidad del grupo, organización, alianza o medio que hizo los llamados, todos reivindican la importancia de la presión social para empujar cambios en el país, después de la amplia difusión de hechos de corrupción y tráfico de influencias cometidos por funcionarios estatales, bufetes de abogados, representantes públicos y empresariales.
 
Además, porque conforme pasan los días se conocen otros casos plagados de malversación de fondos.
 
En el último mes y medio se ha ido comprobando que las manifestaciones de indignación son válidas y representan el ejercicio de derechos; aunque algunas voces conservadoras avalen las protagonizadas por algunos y rechacen otras.
 
Las protestas en las calles representan una escuela política en la que las personas participantes van descubriendo la importancia de la acción colectiva, que potencia sus resistencias y rebeldías para exigir cambios que favorezcan las relaciones democráticas en Guatemala.
 
La negativa del presidente de la República a renunciar, la decisión de la cúpula empresarial para mantenerlo en el cargo totalmente debilitado, el cinismo de la mayoría de diputados (muchos tránsfugas) que dicen ahora querer trabajar como personas probas, las revelaciones de corrupción dentro del Organismo Judicial, los enfoques manipuladores de algunos medios y las campañas electoreras abusivas y contaminantes, están contribuyendo para que la ciudadanía activa transforme sus consignas en demandas.
 
Anima pensar que cada día más gente, con o sin experiencia de participación política, reconoce que los alcances de las reformas a la ley electoral, la aceptación o condena de las actuaciones antiéticas de jueces y magistrados, la salida o permanencia de funcionarios y líderes políticos corruptos, los alcances a la atención urgente de las necesidades de las mujeres y población empobrecida, la consolidación o no del modelo extractivista que favorece al gran capital, depende de la dimensión de las movilizaciones sociales y la capacidad de propuesta que exista.
 
En estas protestas populares tan amplias y diversas destacan iniciativas vinculadas al sistema político, y que claramente se apartan de esas corrientes que llaman a votar como si nada ocurriera.
 
Por ello exigen el aplazamiento de las elecciones, en tanto se aprueben las modificaciones a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, la cancelación de aquellas agrupaciones que han rebasado los topes para campañas proselitistas, entre otras.
 
Para iniciar las transformaciones del sistema político, mujeres y feministas organizadas demandan la paridad y la alternancia de mujeres y hombres en candidaturas y cargos de dirección partidaria.
 
Las participantes en el Encuentro Nacional por la Participación Política de las Mujeres (procedentes de 13 departamentos) se suman a estas exigencias y resaltan que las reformas tienen que incluir el reconocimiento de las consultas comunitarias, terminar con la criminalización de líderes locales, así como acabar definitivamente con las prácticas clientelares.
 
En todo este movimiento hay actoras de la Alianza de Mujeres Rurales que hoy cumple 15 años de lucha.
 
*Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicación feminista LaCuerda.
 
15/RHA/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content