Inicio En Guatemala, comisario destituido por abuso sexual

En Guatemala, comisario destituido por abuso sexual

Por la Redacción

Un comisario de policía guatemalteco fue destituido por acoso sexual, conducta habitual en el gremio, según 76 por ciento de los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de ese país. Sólo 10 por ciento de los policías son mujeres, lo que provoca un mayor acoso de sus compañeros. Pero ningún agente consideró nunca que esto podría ser motivo de destitución.

Tras la destitución del comisario Eleazar de Jesús Gómez por la denuncia interpuesta en contra por la agente de policía Griselda Gordillo, algo ha cambiado en la mentalidad de los agentes de la PNC, señala una nota Prensa Libre retomada por el portal Mujereshoy.

El cambio comenzó el 24 de agosto de este año, cuando Gómez, comisario destinado a la Oficina de Control de Entidades de Seguridad Privada, dejó su puesto en la PNC por orden del tribunal disciplinario de Quetzaltenango.

“Cuando le dieron la sentencia condenatoria, no podía creérselo. Nunca pensó que una simple agente ganara el caso”, afirma Verónica Godoy, quien fungió como testigo de honor para verificar la correcta aplicación del reglamento interno de la PNC.

Gordillo llevaba varios meses tolerando los continuos abusos del comisario. Según la propia sentencia, Gómez le pedía que fuera sin medias a trabajar para verle las piernas, la encerraba en su oficina, ensalzaba sus cualidades físicas y le pedía que sostuvieran relaciones íntimas.

Como Gordillo nunca accedió a sus propuestas, Gómez promovió su traslado a una comisaría. Esta agente siempre había realizado trabajo administrativo, así que el cambio para una unidad operativa suponía un gran perjuicio para ella. Entonces se decidió a poner la denuncia. Sólo un policía la apoyó en su empeño: su propio marido.

Varias de sus compañeras de trabajo declararon ante el tribunal en su favor, pero ningún hombre. Tanto Griselda como sus compañeras recibieron una fuerte presión por parte de varios comisarios durante el tiempo que duró el proceso.

“Para nosotros, lo más importante es el mensaje que se ha transmitido al resto de los policías, pues el acoso sexual para ellos es parte de la vida cotidiana”, comenta Godoy.

El año pasado, la Unidad de Género de la PNC sólo recibió ocho denuncias por acoso sexual, y ninguna de ellas logró que se emprendieran acciones contra los responsables.

“Lo que ayudó mucho en este caso fue la decisión del investigador de la PNC y la de la víctima. Nunca dio un paso atrás a pesar de las amenazas”, afirmó Godoy.

NUEVO REGLAMENTO

En noviembre de 2003, grupos de la sociedad civil y organizaciones internacionales lograron un nuevo reglamento disciplinario para la PNC, en el que se incluyó como falta grave, por primera vez, el acoso sexual, a pesar de que en Guatemala no ha sido tipificado como delito.

“Éste fue el punto más polémico con los comisarios; casi se paraliza la negociación por eso”, señaló Eleonora Muralles, de Familiares y Amigos contra el Delito y el Secuestro (FADS).

A finales de 2004 se constituyeron tres tribunales disciplinarios que hasta el momento han promovido la destitución de 150 policías. Sin embargo, nunca, hasta agosto de 2005, habían tocado a un comisario.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content