En manos del juez Juan García Orozco la reapertura del caso Digna

Especial - Caso Digna Ochoa
    Sin fecha la resolución
En manos del juez Juan García Orozco la reapertura del caso Digna
Por: Román González
cimac | México, DF.- 22/04/2004

A partir de hoy el expediente del caso de la muerte de la abogada Digna Ochoa y Placido, está en el juzgado primero de Distrito en Materia Penal, cuyo titular a cargo, Juan García Orozco, resolverá si se reabre el asunto o no, informó el abogado de la familia, José Antonio Becerril.

Entrevistado, luego de asistir a la Audiencia Constitucional del Juicio de Amparo, en el Palacio de Justicia Federal, José Antonio Becerril dijo que es difícil precisar en qué tiempo García Orozco pueda dar una resolución, porque es muy voluminoso el expediente.

Becerril recordó que se promovió un juicio de amparo por no estar de acuerdo la familia Ochoa y Plácido con la resolución de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), de archivar el caso de la muerte de Digna Ochoa, ocurrida el 19 de octubre del 2001.

Es por ello, aseguró, que el juicio de amparo culminó hoy con esta audiencia, por lo que el expediente ya esta en dicho juzgado para su resolución.

El abogado de la familia Ochoa y Placido, explicó que el juez tendrá que resolver si procede lo que planteo la PGJDF, o lo que "nosotros estamos señalando, en cuanto a que se debieron recibir las pruebas periciales que ofrecimos".

Lo que estamos pidiendo, abundó, es que el juez declare que se violaron las garantías de los integrantes de la familia Ochoa y Placido, pues tenían el derecho constitucional de ofrecerle pruebas al Ministerio Público.

En dichas pruebas, señaló Becerril, comprobábamos que fue un homicidio, pero éstas no fueron aceptadas. Este es uno de los motivos de inconformidad.

Además, el abogado refirió que hubo indicios de irregularidades dentro de la investigación que no fueron debidamente estudiadas por los peritos oficiales de la PGJDF, ni por la fiscal Margarita Guerra y los ministerios públicos encargados del caso.

En ese sentido, destacó que después de revisar el expediente, "llegamos a la conclusión de que hay lesiones antemortem en el cuerpo de Digna Ochoa que son indicativas de la presencia de un agresor. Asimismo, hubo huellas de sangre en el lugar de los hechos que no corresponden a la mecánica que está presentando la PGJDF, del suicidio de la abogada, que son incompatibles con esa hipótesis".

Esperamos, concluyó, que la justicia nos de la razón y estamos confiados en que proceda nuestro amparo, "porque es claro que existió la violación a las garantías de la familia Digna Ochoa y que se requiere de una investigación más amplia del caso".

2004/RGL/BJ