Inicio En medicina del trabajo, mujeres y hombres son iguales

En medicina del trabajo, mujeres y hombres son iguales

Por Laura Castro Medina

El embarazo no es factor para reducir la producción laboral, por lo que es necesaria la aplicación de estrategias que eviten la discriminación de las mujeres en estado de gravidez, coincidieron hoy integrantes del Consejo Mexicano de Medicina del Trabajo.

Cuauhtémoc Alfaro Bustos, secretario técnico de esta organización dio a conocer que durante su Quinto Foro Nacional, celebrado el pasado fin de semana en el puerto de Acapulco, las yl os integrantes de las diferentes organizaciones y asociaciones medicas del país discutieron temas encaminados a elevar la productividad en todos los centros laborales.

Uno de los temas analizados por más de 100 especialistas de todo México, fue precisamente el desempeño de las mujeres en los centros laborales, las cuales, aunque deberían contar con los mismos derechos que un trabajador de sexo masculino, con frecuencia son privadas de su derecho al trabajo por el embarazo.

Por estas causas el Consejo Mexicano de Medicina del Trabajo, declara que las mujeres embarazadas son tan productivas como quienes no lo están, además de que no se concibe al embarazo como una enfermedad sino como un proceso fisiológico.

Alfaro Bustos agregó que el Consejo está conciente que en el ámbito laboral no debe interferir la condición y diferencia de género,. Bajo estas premisas no hay diferencia dentro de los términos de medicina del trabajo, incluso para la aplicación de los programas que adquieren un carácter universal.

Aclaró Alfaro Bustos que los programas preventivos y correctivos de enfermedades del trabajo son aplicables a hombres como a mujeres, pues en ambos casos podrían enfrentar afectaciones causadas por agentes contaminantes del ambiente, como es el ruido, contaminantes pulmonares o del cerebro.

Reconoció que dentro de los programas de Medicina del Trabajo existen cuestiones extraordinariamente específicas que diferencían a varones y mujeres como, por ejemplo, algunas empresas dedicadas a la producción de estrógenos o progestágenos.

Si no se da un manejo adecuado, los estrógenos en el hombre pueden producir impotencia sexual, así como ginecomastia o crecimiento de las glándulas mamarias, y las repercusiones en la mujer son diferentes. Sin embargo, solamente se presentan problemas en dos a tres por ciento de los casos.

06/LCM/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más