Inicio En México, no hay perspectiva de género en programas públicos

En México, no hay perspectiva de género en programas públicos

Por Natali Peñaloza López

Ante la estructura de las familias modernas, las mujeres no pueden responder a las funciones que antes cumplían, pues ahora las condiciones económicas las obligan a salir al mercado laboral, asegura María Candelaria Ochoa Ávalos, doctora en sociología y profesora del Centro de Estudios de Género de la Universidad de Guadalajara.

En un artículo publicado por la Revista de investigación y divulgación sobre estudios de género, número 2, año 2007-2008 y editada por la Asociación Colimense de Universitarias AC y el Programa de Estudios de Género del Centro Universitario de Investigaciones Sociales de la Universidad de Colima, la doctora Ochoa expresa que la condición social que enfrentan las mujeres en nuestro país está marcada por la pobreza, la falta de empleo y la ineficiencia de los programas de políticas públicas, los cuales, aunque proponen trabajar con la perspectiva de género, están lejos de incorporarla en su ejecución.

Pese a que la presencia de las mujeres en los roles productivo, reproductivo y comunitario es claramente visible, estudios recientes sobre la pobreza demuestran que las mujeres son más vulnerables debido a que enfrentan la baja calidad de empleos, el incremento de las jefaturas de hogar y la violencia familiar, asegura la doctora.

El artículo “Familia, familias, familiarismo y políticas sociales en México”, alude a que si bien la corriente feminista ha luchado por incorporar en las políticas públicas un conjunto de demandas que favorezcan los derechos de las mujeres, los funcionarios públicos aún consideran al matrimonio y la familia como instancias que deben resolver las necesidades de sus miembros, haciendo precaria la responsabilidad del Estado ante la equidad de género.

En este sentido, situaciones como el divorcio, la separación y la migración se han convertido también en una seria amenaza para las mujeres en los últimos años, pues se ven obligadas a sacar adelante a sus hijos en condiciones precarias, asegura el artículo.

La condición que enfrentan las mujeres al interior de la familia como al exterior, las afectan como madres, hijas, esposas y ciudadanas, dice Ochoa Ávalos, pues no sólo se ven expuestas al trabajo laboral, sino a la violencia, al hostigamiento sexual y la desigualdad educativa.

Finalmente, la urgencia de las mujeres pobres del país, es tener acceso a un mercado de trabajo que les permita obtener los ingresos suficientes para la subsistencia personal y familiar, ya que muchas de ellas no sólo experimentan condiciones de pobreza, sino abandono familiar o de pareja, asegura Ochoa Ávalos.

09/NPL/VR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más