Inicio En riesgo, Objetivos del Milenio: PNUD

En riesgo, Objetivos del Milenio: PNUD

Por María de la Luz González

Las desigualdades que enfrentan las mujeres en América Latina no sólo tienden a perpetuarse, sino que amenazan los avances logrados en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, advirtió Thierry Lemaresquier, representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México.

Lemaresquier aseguró que cada vez existe más evidencia empírica de que los rezagos que padecen las mujeres se traducen en menor bienestar social para el conjunto de la sociedad, y que el camino hacia un mundo más justo y libre pasa necesariamente por la igualdad de oportunidades entre los sexos.

“En el caso de América Latina, ha sido inevitable relacionar desigualdad de género con las profundas disparidades socioeconómicas que caracterizan a la región. En las zonas más desfavorecidas las mujeres suelen ser más pobres, gozar de peor salud y educación y tienen aún menos oportunidades de sortear la brecha que las separa de los demás”, sostuvo.

En el caso de México la dimensión del ingreso es la que más perjudica a las mujeres, dijo el representante del PNUD al participar en el Congreso Internacional Camino a la igualdad de Género: Propuestas, organizado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) y el PNUD.

El encuentro inició este lunes, con el objetivo de reflexionar sobre la necesidad de articular los ODM y la Plataforma de Acción de Beijing, a fin de hacer una realidad en México los compromisos contenidos en ambos.

Sobre el caso de México, Lemaresquier recordó que el informe del PNUD sobre desarrollo humano ha obtenido datos desagregados hasta el nivel municipal, y detectó que es el espacio local donde se generan gran parte de las desigualdades que vive la población y, en particular, las mujeres, por lo que propuso realizar análisis desagregados por zonas rurales y urbanas, por etnias y por sexo, entre otras variantes.

En su turno, Patricia Espinosa Torres, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, urgió a tomar acciones para superar los rezagos que enfrentan las mujeres y afirmó que la agenda de género debe dejar de ser la agenda de las mujeres para convertirse en agenda de Estado.

La funcionaria delineó cuatro áreas estratégicas en las que debe trabajarse para reducir las brechas entre mujeres y hombres: la conciliación de los ámbitos productivo y reproductivo, empoderamiento, fomento de la autonomía económica y derechos sexuales y reproductivos.

La primera dama, Marta Sahagún, afirmó, por su parte, que las mujeres siguen siendo las víctimas cotidianas de la inequidad, la desigualdad, la pobreza, la violencia y la injusticia. Las mujeres, dijo, siguen padeciendo la falta de acceso a las decisiones y la escasa presencia en los espacios de poder.

Tanto en México como en el mundo sobran diagnósticos y propuestas sobre esta realidad, señaló, y agregó que lo que se requiere “son propuestas posibles y viables, que estemos dispuestos a cumplir”.

De nada sirven las propuestas, dijo, si no van acompañadas de voluntad política de los gobiernos y de las agrupaciones corresponsables de las sociedades, advirtió.

05/LG/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content