Inicio En un país de soledad y violencia, mujeres aún siembran: Lydia Cacho

En un país de soledad y violencia, mujeres aún siembran: Lydia Cacho

Por Natali Peñaloza López

En un país de tanta soledad y violencia, estamos aquí para demostrar lo que sí somos capaces de hacer, expresó la periodista y feminista Lydia Cacho durante su conferencia magistral en el Sexto Reconocimiento Anual de la organización Semillas “Mujeres Invirtiendo en Mujeres” (MIM) celebrado el día de ayer por la noche en el Teatro Polyforum.

La Sociedad Mexicana Pro Derechos de la Mujer Semillas brinda este reconocimiento anual a todas aquellas mujeres donadoras del proyecto MIM y a las mujeres “realizadoras”, quienes –como Lucía Lagunes, directora de Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC) –a través proyectos financiados por este fondo, han logrado avances para la ayuda a las mujeres en México.

Semillas es considerada como el único fondo de mujeres en México. Es una organización sin fines de lucro que financia proyectos de mujeres organizadas, en todo el país. Define su trabajo como inversión social en las mujeres, pues busca solucionar problemas de fondo, por medio de inversión concreta de dinero, así como de apoyos de largo plazo para muchas organizaciones de mujeres.

Lydia Cacho enfatizó en el poder de la organización de la sociedad civil y la solidaridad, e hizo una reflexión del monto económico que Semillas ha invertido en mujeres en lo que va del año (más de cinco millones de pesos), en comparación con el presupuesto que el Gobierno federal asignó este año a refugios de mujeres víctimas de violencia (cinco millones de pesos), por lo que señaló que sería bueno preguntarle al Gobierno qué no se está haciendo.

Cacho, quien dirige el Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM), en Cancún, Quintana Roo, inició su participación con un recuerdo sobre su estancia en el Tíbet, donde pudo reflexionar sobre la solidaridad, semanas antes de regresar a México y ser secuestrada por la policía de Puebla, entidad gobernada por Mario Marín, como venganza por la publicación de su libro Los demonios del Edén, donde se aborda el caso del empresario pederasta Kamel Nacif.

Cacho señaló que en el mundo hay quien critica a las mujeres que llevan un “manto de sexismo, violencia y discriminación”, pero no hacen nada más que criticar. También, dijo, hay quienes intentan arrancar ese manto con desesperación, lanzan piedras y juzgan a la mujer, pero hay otras personas que construyen y ponen todos los días la semilla para que millones de niñas y mujeres de todos los rincones de la tierra mexicana lleven consigo la palabra sabia y la libertad.

En referencia a la situación que enfrenta el país, Lydia indicó durante su discurso que millones de mexicanas y mexicanos “nos preparamos todos lo días para enfrentar la vida, la guerra, la violencia”, pero aseguró que sin la ayuda y la compasión de los demás nunca lo conseguiremos”.

Al nombrar a las galardonadas, Lydia señaló que “cada una de las mujeres reconocidas han llegado sobre sus propios pies a la victoria de la compasión y la libertad”.

SEMILLAS GERMINADAS

Lucía Lagunes, directora de CIMAC y una de las fundadoras de esta organización feminista, fue galardonada como una de las “mujeres realizadoras” reconocidas por Semillas. En referencia a ella, Lydia la reconoció como una de sus maestras del periodismo, e indicó que “su esfuerzo ha logrado un cambio en el periodismo latinoamericano al conseguir que las y los periodistas incorporemos los derechos humanos de las mujeres en nuestro trabajo cotidiano”.

Entre las mujeres premiadas también destaca Gina Gutiérrez, coordinadora del Movimiento Mexicano de Ciudadanía Positiva del Distrito Federal, organización que trabaja en pro de las mujeres que viven con VIH/SIDA.

Reyna Ramírez, activista de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán, Puebla, quien apoya a las costureras indígenas en la defensa de sus derechos laborales, también fue galardonada, al igual que Francisca de la Cruz y Avelina Valera, integrantes de la Casa de Salud de la Mujer Indígena “Manos Unidas” en Guerrero, organización que también brinda capacitación a parteras de diversas regiones del estado.

Estas mujeres rurales con educación básica en la salud se han convertido en verdaderas luchadoras de la salud reproductiva de las mujeres indígenas, dijo de ellas Lydia Cacho, y las reconoció como “mujeres que han recreado los paradigmas de transformación social mexicano, todas ellas han sabido llevar a las mujeres los instrumentos de la libertad”.

RED MIM Y SEMILLÓN

Durante la premiación, Emilienne de León Aulina, directora ejecutiva de Semillas, señaló que durante este año la organización logró recabar un monto de más de cinco millones para financiar 337 proyectos y otorgar 52 becas de liderazgo a mujeres indígenas.

Indicó que entre uno de los proyectos de Semillas es la Red MIM “Mujeres Invirtiendo en Mujeres” iniciada en 2001, y compuesto por actualmente por 555 integrantes de los cuales 495 son mujeres y 65 son hombres. La Red MIM ha financiado 24 proyectos desde su creación.

Emilienne de León también resaltó que uno de los logros de Semillas ha sido incrementar el número de donantes nacionales, pues aseguró que “en el país hay dinero, no importa la crisis que se nos venga”.

Al finalizar la premiación, Semillas presentó la nueva campaña de “Semillón” que tiene como objetivo reunir un millón de pesos para apoyar 10 proyectos adicionales durante 2009.

08/NP/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más