Inicio Encapuchados asaltan oficinas de la Diócesis de Saltillo

Encapuchados asaltan oficinas de la Diócesis de Saltillo

Por Sofía Noriega/corresponsal

Anteayer, entre las 19:00 y 20:00 horas, dos personas encapuchadas asaltaron las oficinas de la Diócesis de Saltillo, dirigida por el obispo Raúl Vera López, sin que hasta el momento se pueda precisar si sustrajeron dinero u otros objetos materiales, señaló a Cimacnoticias el comandante regional de la Policía Ministerial, Guadalupe Izaguirre.

Los intrusos forzaron la entrada del pasillo lateral y se introdujeron en la parte trasera del obispado donde se ubican oficinas de la Pastoral Social y del Centro Familiar, detalló Izaguirre.

El sacerdote Pedro Pantoja, coordinador diocesano de la Pastoral Social y de la Casa del Migrante de Saltillo, señaló que hay elementos para creer que el hecho forma parte de la serie de ataques contra Vera López, por su decidida participación contra los militares que ultrajaron a trabajadoras de la zona de tolerancia en Castaños.

Es parte del amedrentamiento que ha venido sufriendo Monseñor, no lo podemos interpretar de otra manera, afirmó Pantoja.

Al cierre de esta edición, había trascendido en algunos medios de comunicación que los asaltantes habrían golpeado y encerrado en una oficina a la secretaria.

Izaguirre señaló a Cimacnoticias que, según las primera indagaciones y con base en la revisión realizada por el personal de la Diócesis no faltaba dinero y aparentemente ningún documento.

Se revisaron expedientes, aparatos eléctricos, dinero no falta nada, por lo que podría tratarse de un presunto allanamiento, dijo el comandante ministerial.

El ecónomo de la Diócesis, Héctor Jorge García, confirmó la versión anterior, aunque prefirió no dar detalles, porque los únicos para ofrecer una versión oficial son el Obispo Raúl Vera López o el Vicario General Gerardo Escareño Arciniega, dijo a esta agencia.

Ninguno de los dos pudo ser localizado. El Obispo se encuentra en Acteal, Chiapas, para conmemorar la masacre ocurrida hace una década, en la que perdieron la vida decenas de indígenas, sobre todo mujeres y menores de edad, a manos de paramilitares.

Cabe mencionar que Vera fue Obispo coadjutor en la Diócesis de San Cristóbal de la Casas a partir de octubre de 1995, cuando el titular era el sacerdote Samuel Ruiz. Luego fue removido y asignado a la Diócesis de Saltillo, donde continúa.

El obispo Raúl Vera, a través de la Diócesis de Saltillo, ha realizado diversos actos de apoyo en favor de las viudas de los mineros muertos en el accidente de la mina 8 de Pasta de Conchos; apoyó también a las 14 mujeres violadas por militares en la localidad de Castaños y se manifestó en el prólogo de un libro en contra de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra niñas y niños.

Por su defensa a las mujeres víctimas de los soldados en Castaños, el juez de la causa Hiradier Huerta, solicitó al Vaticano la destitución del Obispo Vera.

NO CALLARÉ

Apenas el lunes pasado, el Obispo Vera López, aseguró a Cimacnoticias que no callará sobre la explotación y esclavitud, de cualquier forma en que ésta se dé, pues debe ser señalada y castigada.

Reconoció que en el prólogo del libro Prueba de Fe, escrito por la periodista San Juana Martínez, él habla fuerte en contra de quienes cometen el delito y el pecado de utilizar a los menores de edad para fines de comercio sexual y sobre todo a las personas que son partícipes, entre ellas las autoridades eclesiásticas.

Sin embargo, negó de nueva cuenta que haya recibido algún extrañamiento por parte de la Santa Sede por haber escrito dicho prólogo y se mostró escueto al hablar sobre la opinión del Vaticano relativa a sus palabras plasmadas en el ejemplar de San Juana Martínez. No he recibido ninguna llamada de atención, insistió.

Lo que se ha dicho sobre la exhortación no es así, no es certero, porque lo más fuerte que digo en el prólogo se refiere a que el padrecito cometió el delito y desde ese momento depende de la Santa Sede. Lo digo porque eso es lo que pasa, aclaró el Obispo.

Señaló que el prólogo hace alusión a las palabras del Papa Juan Pablo II, donde señala que la Iglesia se tiene que preocupar por las víctimas de la pederastia.

Mencionó que la pornografía y la trata de niñas y niños es un asunto tan delicado que el Papa en su pronunciamiento fue tajante. Entre las cuestiones más dolorosas son el sufrimiento infantil por la causa de la guerra, por un mercado laboral injusto donde los niños tienen que trabajar, el sufrimiento que genera la pornografía donde se explota a los menores a través del turismo sexual.

Uno de los escándalos que el día de hoy están vigentes es la inducción a las drogas de los pequeños, si no paramos esto vamos a tener que pagarlo muy caro, agregó el sacerdote.

Insistió en que el Santo Padre habló muy fuerte sobre este fenómeno y no debe de extrañar el hecho de que se replique su condena a través de los ministros y representantes de Jesucristo.

Sobre las amenazas de muerte que recibió la autora del libro, indicó que se le pueden dar diferentes lecturas, aunque es un tema que siempre incomodará, sobre todo a quienes están inmersos en las redes de la pornografía en todo el mundo, finalizó el sacerdote, apenas unos días antes de que tuviera lugar el asalto a las oficinas de la Diócesis donde trabaja desde el 20 de marzo del año 2000.

07/SN/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content