Inicio » Enfermeras: nueva Ley del ISSSTE desparece su antigüedad

Enfermeras: nueva Ley del ISSSTE desparece su antigüedad

Por Hypatia Velasco Ramírez

La nueva Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), en donde según la diputada Rosario Ortiz están afiliadas el 54 por ciento de mujeres, está afectando a las enfermeras del sector salud.

Las enfermeras, que representan entre el 60 y 70 por ciento de las trabajadoras del ISSSTE, verán aumentada su carga de trabajo, con lo cual será mayor el estrés al que están sometidas y el número de accidentes laborales.

De acuerdo con Antonio Vidal, miembro de la Coordinación Nacional de la Alianza de Trabajadores de la Salud y Empleados Públicos, esta Ley afecta a las trabajadoras del Estado principalmente al aumentar los años de servicio, con lo cual se jubilarán a los 45 años laborales y no a los 28 como anteriormente se manejaba. Entonces, como la población femenina vive más años que los hombres, se verán obligadas a aumentar el tiempo que deben trabajar.

Además, esta nueva Ley –que entró en vigor a partir de abril de este año, con excepción de los artículos 16, 21, 25 y 90 BIS B que tienen que ver con el pago de las cotizaciones y que se aplicarán hasta enero de 2008– reduce a la tercera parte el monto del retiro de las y los trabajadores y adicionalmente está el punto del congelamiento de las pensiones y la disminución en el acceso al servicio médico.

Asimismo se verán disminuidas las estancias infantiles, aún cuando actualmente el ISSSTE sólo tiene capacidad para atender la necesidad del cuidado de las y los hijos de mujeres trabajadoras (incluidas las enfermeras) en un 22 y 25 por ciento.

ENFERMERAS

Uno de los sectores que más se ven afectados con esta Ley es el de las enfermeras que, según Antonio Vidal, representan entre el 60 y 70 por ciento de las y los trabajadores del sector salud.

Vidal indica que las y los empleados de este sector se ven afectados en el aumento del número de derechohabientes por cada trabajadora o trabajador. Este incremento oscila entre el 20 y 30 por ciento con lo que, además, se sube la tasa de explotación y la carga de trabajo, lo que implica mayor desgaste y riesgos de trabajo.

El abogado Manuel Fuentes afirma que con esta nueva Ley se está considerando a las y los trabajadores por honorarios, los cuales no tenían derecho a afiliarse en la vieja ley, lo que provoca que el número de derechohabientes aumente y deban ser atendidos en el sector salud por el mismo número de personal médico.

Como consecuencia, reitera Vidal, las enfermeras se ven afectadas con el aumento en la carga de trabajo, aunado a las condiciones en las que actualmente laboran, lo que provoca que se incremente el número de accidentes de trabajo.

Además, con esto, las enfermeras están sujetas a un alto nivel de tensión pues se trabaja con el dolor y la vida, y un alto porcentaje de ellas labora siembre bajo riesgos de trabajo, aseguró Vidal.

Por otro lado, la nueva Ley limita los recursos para la atención médica, el material, el equipo y la plantilla del personal. “En el ISSSTE nos faltan alrededor de 12 a 15 mil plazas”, asegura Vidal.

Y si antes, con la vieja Ley, las y los trabajadores del sector salud debían atender a mil 100 derechohabientes ahora han tenido que atender a mil 500, es decir, hay un aumento del 30 por ciento de la carga laboral.

Por otro lado, dice Vidal, las enfermeras también ven alargado el tiempo de aportación y servicios para poderse jubilar y el monto de su jubilación ahora es sobre el salario tabular, cuando anteriormente era el salario tabular más las compensaciones presupuestales, las cuales eran los riesgos de trabajo o insalubridad que representaba entre el 20 ó 30 por ciento del salario.

La antigüedad y las compensaciones por servicios también desaparecen. Con esto, el 80 por ciento de las enfermeras se van a ver afectadas porque no se establecen estos conceptos.

Hoy una enferma se jubila con el 35 ó 40 por ciento del salario integrado, pero en la nueva Ley se le va a descontar, además, el 30 ó 50 por ciento de la pensión parcial del salario integrado que tenía, y aún cuando no sean cabeza de familia, la calidad de vida, inevitablemente, disminuirá.

07/HVR/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: