Inicio Enfrenta desafíos ambientales desde una perspectiva de género

Enfrenta desafíos ambientales desde una perspectiva de género

Por Anayeli García Martínez

Alicia Bárcena Ibarra ha sido una de las principales defensoras del medio ambiente y una de las mayores impulsoras del desarrollo sustentable, desde antes de asumir el cargo como secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en julio de 2008.

Sin embargo, ser la primera mujer en liderar esa agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le abrió espacios más amplios para fomentar el desarrollo sustentable e incorporar en la agenda los desafíos ambientales desde una perspectiva de género.

Al asumir su cargo, Alicia Bárcena, reconoció las demandas de cambio en el mundo y expresó que la capacidad de la región para iniciar una nueva fase de crecimiento económico sostenido con equidad, cohesión social y sostenibilidad ambiental, dependería de la posibilidad de responder a esas demandas.

Para ella, el cambio climático es “el desafío más grande y más urgente al que nos hemos enfrentado”, es por ello que al delinear las prioridades de su mandato incluyó la necesidad de reforzar los vínculos entre desarrollo económico, social y sostenibilidad ambiental, lo que en su momento señaló era históricamente esquivo en la región.

LIDERAZGO Y TRAYECTORIA

Bárcena Ibarra, recibió el 8 de diciembre pasado el reconocimiento como la Mujer del Año 2009 en México debido a sus méritos profesionales. Hay que señalar que su trabajo en la ONU se remonta a 2006 cuando fue nombrada jefa del gabinete del entonces secretario general del organismo, Kofi Annan.

Además fue jefa adjunta del gabinete de Annan y secretaria ejecutiva adjunta de la CEPAL, a la cual llegó en 1999 como directora de la División de Medio Ambiente y Asentamientos Humanos, cargo desde el que se desempeñó activamente para la Cumbre de Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en 2002.

Es por ello que su visión sobre una plataforma de acción futura se nutrió de las evaluaciones de la sostenibilidad en América latina y el caribe entre las Conferencias de Naciones Unidas sobre medio ambiente y desarrollo que tuvieron lugar en Río de Janeiro, Brasil, en 1992 y Johannesburgo, Sudáfrica, en 2002.

Alicia Bárcena, quién es bióloga y ecóloga por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tiene una maestría en Administración Pública por la Universidad de Harvard, también fue secretaria general adjunta de Administración y Gestión de Naciones Unidas.

Es una de las mexicanas que ha destacado por su trabajo y por ocupar altos rangos en organismos internacionales, por lo cual ha enfatizado en posicionar la igualdad de género debido a la importancia de las mujeres como actores políticos y partícipes de las decisiones.

APORTACIONES Y TRABAJO

Como dirigente de la Cepal, organismo encargado de promover el desarrollo económico en Latinoamérica, no sólo ha manejado las finanzas, también se ha preocupado por los desafíos ambientales y los profundos cambios que la región latinoamericana ha experimentado.

Con el objetivo de iniciar una nueva fase de crecimiento económico sostenido con equidad, cohesión social y sostenibilidad ambiental apoya diversos proyectos, asimismo participó en la cumbre sobre cambio climático en Copenhague, pues definió la COP-15 como “el lugar donde hay que trazar una clara ruta de acción”.

Entre los proyectos recientes en los que ha participado, se encuentra el estudio “La Economía del Cambio Climático en Chile”.un documento que estudia las consecuencias del calentamiento global: los problemas productivos, sociales y ambientales, además de evaluar los impactos económicos y proyecciones en aspectos como la repercusión del aumento de la temperatura y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En México, la Cepal y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) firmaron un Memorándum de Entendimiento a fin de establecer una relación de colaboración para apoyar al programa Corredor Biológico Mesoamericano-México (CBMM).

Dicho convenio pretende integrar la conservación y el desarrollo sustentable para que las economías rurales transiten hacia una visión económica en la cual encuentren instrumentos de desarrollo estableciendo mecanismos compatibles con la conservación de los ecosistemas y la mejora de las condiciones de vida de sus habitantes.
09/AGM/LR/GTR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más