Inicio Entrega gobierno comida descompuesta a indígenas de Oaxaca

Entrega gobierno comida descompuesta a indígenas de Oaxaca

Por Patricia Briseño Mireles

El gobierno de Oaxaca entrega cada mes despensas con comida descompuesta a mujeres indígenas zapotecas, quienes quedaron viudas tras el asesinato de 26 campesinos ocurrido hace un año, revelaron hoy las afectadas a Cimacnoticias.

Las 18 viudas y los 90 niños huérfanos, hijos de los campesinos asesinados en el paraje de Agua Fría, agencia de Santiago Textitlán, aún tienen la herida abierta y frescas las promesas que les dijo el gobierno. La asistencia llegó sí,….pero a cuenta gotas y en estado de descomposición.

Entrevistadas en Santiago Textitlán, localidad enclavada en la sierra sur –a 270 kilómetros de la capital oaxaqueña, las mujeres demostraron que las despensas de alimentos que el Instituto Estatal de Educación Publica de Oaxaca (IEEPO) les entrega mensualmente, invariablemente contienen productos caducos.

En las despensas que recibieron esta semana como ayuda para la cocina comunitaria, donde se preparan alimentos para 150 niños y niñas y un número similar de adultos, se encontraron latas de sardina con periodo de caducidad de febrero 2002, el fríjol, lenteja y arroz con gorgojos, mientras que los paquetes de avena evidenciaban una fina capita de lama.

María, una de las responsables de la preparación de alimentos relató “mientras yo tiraba unas tortillas, otra señora tenía la comisión de abrir la sardina, entonces fue cuanto vimos que estaba pasada, fue entonces cuando me di cuenta que habían vencido desde el año pasado”.

ENFERMOS CON LA BARRIGA LLENA

La joven, madre de seis hijos, asegura que los comestibles llegan revueltos, alimentos viejos con recientes poniendo en riesgo a la comunidad que depende de la comida que seis días a la semana preparan las mujeres viudas, unidas por su tragedia y preocupadas por la hambruna de su comunidad que continúa olvidada y sumida en el miedo de ser blanco de un nuevo ataque.

Los alimentos preparados en el jacal que sirve de comedor y que cada día adquiere más el tinte de bodega de semillas caducas, fueron –en principio–aceptados de buena manera por hombres, jóvenes y niños sin embargo, conforme avanzan los días la calidad es menor y eso “se distingue en el sabor y olor”, confía María.

Las principales afectadas, jóvenes viudas, madres desamparadas, hermanas y primas, consideran que el funcionamiento del Fideicomiso ha sido lento e insuficiente, tomando en cuenta que cada una de las mujeres tiene un promedio de siete hijos.

Aseguran que el proyecto de la granja de gallinas está al borde del fracaso debido a que el frío serrano está matando a las 500 aves, en tanto que la entrega de becas mensuales para los niños es irregular, pues no les llegó la remesa del año pasado.

Al recordar su tragedia, los ojos de ellas se humedecen, otras enjugan sus lágrimas con el delantal que llevan puesto desde las cinco de la mañana, hora en la que abren la cocina, según el rol que ellas convinieron.

“Mi esposo se llamó Pablo Gutiérrez Cruz, logré llevarlo al patio de la agencia donde lo puse en un petate y después lo cubrí con mantas de donde salían manchas de sangre y parte de su cuerpo”.

Cierran los ojos para recordar el día en que en medio de una fuerte lluvia arribó al pueblo un camión con ataúdes. Los cuerpos envueltos en petates empezaron a colocarse en los féretros, a la par que ellas declaraban a los agentes del Ministerio Público, quienes imperturbables tundían sus máquinas de escribir.

Otra cuenta “tengo seis hijos bajo mi responsabilidad y otros tres ya están buscando la vida. A una de mis hijas le mataron a su marido en la masacre”. Suegro y yerno encontraron la muerte en el paraje de Agua Fría después de cobrar la raya en el aserradero de la Cofradía, San Pedro El Alto.

Ambos iban en la cabina del camión de volteo, sorprendidos por la lluvia de balas y posteriormente arrojados al suelo como si se tratara de un montón de piedras, para volverlos a rociar de balas, para concluir con el tiro de gracia.

Las afectadas manifiestan su descontento con las investigaciones y expresan su inconformidad por la libertad otorgada a los supuestos culpables, mientras la Procuraduría General de Justicia del Estado no ha logrado demostrar la supuesta culpabilidad de los pobladores de Las Huertas, localidad ubicada en Santo Domingo Teojomulco.

2003/PBM/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partners of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más