Inicio Epidemia de violaciones en Congo­ intenta destruir a las mujeres

Epidemia de violaciones en Congo­ intenta destruir a las mujeres

La ginecóloga congolense Denis Mukwege no soporta más escuchar las historias que sus pacientes le cuentan: todos los días, diez nuevas mujeres y niñas que han sido violentadas sexualmente arriban al hospital.

Muchas han sido sádicamente atacadas de manera increíble en sus entrañas, masacradas con bayonetas o palos afectando sus sistemas reproductivos y digestivos, que en el hospital tratan de reconstruirles.

De esto habla el domingo el New York Times (NYT): “No sabemos por que están sucediendo este tipo de violaciones, pero una cosa es clara, ­dice Mukwege, quien trabaja al sur de la provincia de Kivu, epicentro de la epidemia de violaciones en el Congo­ están tratando de destruir a las mujeres”.

El oriente del Congo también está siendo afectado por esta violencia convulsiva, donde parece que las mujeres por ahora están siendo atacadas sistemáticamente en una escala nunca antes vista, subraya el rotativo neoyorkino.

De acuerdo con las Naciones Unidas, 27 mil asaltos sexuales se reportaron en el 2006 solo al sur de la provincia de Kivu. Y representan solo una fracción de lo que ocurre en país.

“La violencia sexual en el Congo es la más espantosa de todo el mundo, dijo John Holmes, secretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU. La magnitud de los números, la manera general de la brutalidad, la cultura de la impunidad es atroz”, dice el NYT.

Se suponía que los días de caos en el Congo habían terminado. El año pasado en esta nación de 66 millones de habitantes tuvo una histórica elección que costó 500 millones de dólares, que intentó terminar con varias guerras y rebeliones y malos tipos de gobierno. Pero las elecciones no unificaron al país significativamente.

De acuerdo con oficiales de Naciones Unidas, las tropas del gobierno congolense son los más terribles que cometen violaciones.

Víctimas de la violencia sexual señalan a un grupo de mercenarios llamados Rastras, misteriosa banda que quema menores de edad, secuestra mujeres y literalmente arremete en contra de todo aquel que se cruza en su camino.

La ONU dice que los Rastas son parte de milicianos Hutu que dejaron Rwanda después de haber cometido genocidio en 1994 y parecen que son especialistas de cometer crueldad libremente.

Honorata Barinjibanwa, de 18 años de edad, relató que fue raptada de su villa por los Rastas en abril. La mantuvieron como esclava sexual hasta agosto. La mayor parte del tiempo la paso amarrada del cuello a un árbol. Los hombres solían violentarla sexualmente por horas.

“Estoy débil, enojada y no sé cómo rehacer mi vida” dice. Ella incluso está embarazada.

La entrevista a esta sobreviviente se dio en el Hospital Panza, a donde fue conducida luego de que sus captores la pusieron en libertad.

Mientras la violación sexual es siempre un arma de guerra, investigadores dicen que el problema en el Congo es un fenómeno social.

Alexandra Bilak, investigadora en los alrededores de Bukavu, menciona que además de la violencia de guerra que sufren las mujeres, también sufren violencia por parte de sus esposos, quienes además terminan por matarlas, de tal suerte que esta brutalidad que se comente en contra de las mujeres se está viendo como “normal”.

La epidemia de las violaciones sexuales parece haber empezado a mediados de los 90 y parece no terminar.

07/LPB/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content