Inicio Equidad de género, crucial para democratización de la UNAM

Equidad de género, crucial para democratización de la UNAM

Por Redaccion

La equidad de género es un componente crucial para la democratización de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del país, afirmó la doctora Marisa Belausteguigoitia, directora del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG), informó la agencia NotieSe.

En el marco del foro Democratización de las instituciones de educación superior en el siglo XXI: Equidad de género en la UNAM, que se llevó a cabo la semana pasada, la académica dijo que la incorporación de las mujeres y el concepto de diversidad al espacio público representa un eslabón importante en el camino hacia la democracia.

Destacó las reformas al Estatuto General de la UNAM, introducidas por el aún rector de la máxima casa de estudios Juan Ramón de la Fuente en marzo de 2005, colocan al mismo nivel la equidad de género y la libertad de cátedra.

A raíz de esto, señaló, se formó la Comisión de seguimiento a la equidad de género en la UNAM, dependiente del Consejo Universitario.

Asimismo, el PUEG ha llevado a cabo dos investigaciones: Hombres y mujeres en la UNAM, una radiografía y un Diagnóstico cualitativo en la Facultad de Economía, el cual se publicará pronto. Además, participó en la reforma al Reglamento General de Estudios de Posgrado y diseñó una política de atención a los asuntos de género en la Defensoría de los Derechos Universitarios.

Recalcó que las universidades de punta han tenido “enorme” cuidado en integrar al mismo nivel los conceptos de diversidad, equidad de género y calidad académica para la selección de sus candidaturas a rectoría y a las diversas direcciones de institutos y escuelas superiores.

Indicó que en la lucha por una verdadera democracia, ni la reforma electoral, ni la protección de la ecología, ni el combate a la pobreza, ni la paridad racial y étnica son suficientes sin la defensa a las mujeres.

Lamentó los casos de Castaños, Acteal, Ernestina Ascencio, Atenco y Oaxaca, en donde la injusticia recae sobre la mujer indígena, pobre o monolingüe.

SER MUJER EN MÉXICO

Por su parte, la politóloga Denise Dresser expresó que “ser mujer en México entraña tener sólo siete años de escolaridad promedio; ser mujer y trabajar en una maquiladora en Ciudad Juárez significa un peligro de muerte; ser mujer implica el 30 por ciento de probabilidad de tener un hijo antes de los 20 años; la hija de un obrero sólo tiene el cinco por ciento de probabilidades de convertirse en profesionista”.

Dichas cifras, argumentó, se reflejaron en la elección federal del año pasado, en donde 14 millones de personas votaron por un modelo económico alternativo. Los comicios de 2006 dejan, además de un “hoyo en el corazón de la patria”, como dijo Sabina Berman, una lección: pensar en un México más ciudadano y menos elitista.

A su vez, la antropóloga Marta Lamas definió a la política de equidad de género como aquella que intenta restituirles a mujeres y hombres su derecho a la igualdad de trato y oportunidades. “El feminismo no es mujerismo, y quiere algo más que paridad en los espacios de toma de decisiones”, enfatizó.

Para la directora de la revista Debate feminista, la UNAM tiene un capital social para consolidar el proyecto político democrático que requiere México. Pero se tiene que potenciar tal dimensión igualitaria y justa para impedir que los intereses derechistas de privatizar la Universidad cumplan su cometido, añadió.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más