Inicio » Es fundamental la educación para erradicar la homofobia

Es fundamental la educación para erradicar la homofobia

Por la Redacción

Para erradicar la homofobia, la educación es fundamental, pues algo que se aprende en todos los ámbitos: la familia, la escuela, la televisión, afirmó el jurista Daniel Borrillo, quien estuvo de visita en México.

Al dictar su conferencia “Homofobia: cómo definirla, cómo combatirla”, el académico se preguntó “¿por qué la homosexualidad, que no daña a terceros y además causa placer, ha sido tan perseguida?”.

Recordó que en 80 países las relaciones entre parejas del mismo sexo están prohibidas, y añadió que la penalización de la homosexualidad se da en diferentes ámbitos. Pero el problema, planteó el autor ante un auditorio lleno en Casa Lamm, no es la homosexualidad, pues ésta ha existido durante toda la historia humana.

Lo que debe estudiarse es la homofobia, cuestionarla y teorizar sobre ella, cuando el hijo de una familia es homosexual, se buscan toda clase de tratamientos para “ayudarlo”, pero si se descubre que el hijo es homófobo, la familia no se preocupa, pues es considerado normal, informó Notiese.

Borrillo admitió que hay mayor cantidad de discursos tolerantes hacia la homosexualidad, pero alertó que muchos de ellos consideran a esta orientación como inferior a la heterosexual, tildándola de incompleta o inmadura. “En este contexto, la homosexualidad se vuelve insoportable cuando se pretende equipararla a la heterosexualidad”.

La homofobia vivida por personas no heterosexuales tiene graves consecuencias que van desde la burla al asesinato. Además, la baja autoestima que tal presión genera en las personas provoca que 20 por ciento de los gays sean propensos al suicidio, mientras sólo lo son 4 por ciento de los heterosexuales, según algunos estudios.

Asimismo, 20 por ciento de las lesbianas son propensas al suicidio, mientras sólo 15 por ciento de las heterosexuales lo son.

Hombres y mujeres homosexuales tienen una desventaja frente a otras minorías, como las raciales o las religiosas. “Los negros o los judíos tienen familias de negros o de judíos que los apoyan, los homosexuales no tienen a nadie”, dijo el autor. “Así, la familia, la Iglesia y la escuela se vuelven los lugares más peligrosos y hostiles para una persona homosexual, cuando se supone que deberían ser los sitios de mayor protección”.

El combate

Es necesario, afirmó Borrillo, revisar los libros escolares y reflexionar sobre sus referencias homofóbicas. Por ejemplo, los libros de biología sólo se consideran a la sexualidad como la reproducción, para lo cual se requiere una pareja heterosexual.

Los libros de historia ocultan la homosexualidad de grandes personajes y los de literatura omiten la condición homosexual de los autores.

En cuanto a los debates de ideas, el autor del libro “Homofobia” sugiere que el sector homosexual, bisexual y transgénero cree nuevas tribunas y de pie a nuevos debates para introducir el tema.

“Hay que definir la homofobia como un continuo que deriva de la violencia de género”. Pero, sobre todo, “es necesario evitar la victimización para no complacer al sentimiento heterosexista de que somos inferiores”.

En cuanto a medidas estructurales, comentó que los Estados deben emprender políticas públicas contra la homofobia, y los grupos civiles que luchan contra ella deben buscar incidir en las políticas, tal como lo han hecho el feminismo u otros movimientos sociales.

Reiteró que es necesario que se tipifique la homofobia en los códigos penales, pero a la par se requiere de programas de acción para combatirla.

Recordó que muchos gobiernos de América Latina están reconociendo los derechos de la persona homosexual como individuo, pero no le reconocen sus derechos familiares, “como si fuera un individuo aislado, como si no quisiera formar nunca una familia”.

En el foro participaron como comentaristas la feminista Marta Lamas y Jorge Saavedra, director del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida).

Marta Lamas. La antropóloga subrayó que es necesario pasar de la denuncia a la acción, pero también un proceso de aprendizaje para tener una argumentación adecuada de las demandas de la diversidad sexual.

Por su parte, Saavedra afirmó que “aunque la homofobia siga existiendo, necesitamos, requerimos y merecemos leyes de igualdad”.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: