Inicio » ¿Es tan difícil?

¿Es tan difícil?

Por Cecilia Lavalle*
EmmaCatalinaEncinas01forosdotfsmexdotcom

¿Nacer mujer te hace menos inteligente que nacer hombre? ¿Nacer mujer te hace menos capaz que nacer hombre? Por increíble que parezca muchas personas piensan que sí. Claro que no todas tienen la desfachatez de detener el despegue de un avión sólo porque es conducido por mujeres.
 
El pasado lunes 11, siete pasajeros del vuelo 909 de American Airlines, que cubre la ruta Miami – Buenos Aires, decidieron bajar del avión en cuanto oyeron la bienvenida de rutina, porque en ese instante se enteraron que dos mujeres conducirían el vuelo.
 
Me pregunto, ¿cuántas veces al subir a un avión, estos señores habrán exigido ver las horas de vuelo del piloto para asegurarse de que tiene experiencia? ¡Seguramente Nunca! Les bastaba saber que era hombre para tener la absoluta certeza de que era capaz de pilotar un avión.
 
Y aunque estos pasajeros llevaron hasta sus últimas consecuencias la idea de que los hombres son superiores a las mujeres en eso de volar un avión, lo cierto es que no son los únicos que en primera instancia piensan eso y, en similares circunstancias, de menos rezan el doble.
 
En todos los espacios públicos dominados históricamente por hombres, ha sucedido lo mismo. Ser hombre es mérito suficiente. En cambio, ser mujer es fuente de duda, suspicacia, sospecha y, en muchísimas ocasiones, absoluta desconfianza y reprobación.
 
Lo mismo en la medicina que en la ingeniería, en la abogacía que en la arquitectura, en la política que en la astronomía. Incluso en la cocina, ámbito considerado “propio” de las mujeres, Julia Child (después prestigiada chef norteamericana), tuvo problemas para ser aceptada como alumna del Le Cordon Bleu, en París en la década de 1950.
 
Cuando trascendió en las redes sociales el machismo por el que siete pasajeros abandonaron un vuelo, recordé el caso de la primera abogada mexicana, María Asunción Sandoval, a quien nadie consultaba legalmente. Su amiga, la periodista Dolores Correa, publicó un artículo en el que preguntaba: ¿Es tan difícil comprender que las mujeres podemos estudiar leyes?
 
Parafraseo la pregunta: ¿Es tan difícil comprender que las mujeres podemos pilotar un avión?
 
En una búsqueda somera en Internet, me enteré que desde principios del siglo veinte hay mujeres pilotas: Adrienne Bolland y Amelia Earhart, por ejemplo (www.mujeresenlahistoria).
 
Descubrí también que, hasta 2008, en las aerolíneas comerciales de Estados Unidos, de un total de 115 mil pilotos, 7 mil 100 son mujeres; y de ellas, un total de 800 son comandantas.
 
Y supe asimismo, que de las grandes aerolíneas, la primera que contrató a una pilota y la primera que tuvo a una comandanta de vuelo, fue precisamente American Airlines. 
 
En México, la primera fue Emma Catalina Encinas, quien obtuvo su licencia en 1932. Y hasta el año pasado, sólo en Aeroméxico había 35 pilotas (El Universal, marzo 8 de 2016).
 
En nuestro país, Aeroméxico hizo historia el 20 de agosto de 2015, con el primer vuelo transatlántico, México – Shangai, tripulado únicamente por mujeres: una pilota, dos copilotas y 10 sobrecargos.
 
En el colmo del absurdo se le empezó a llamar “el vuelo rosa” (como si hubiese vuelos azules), pero la capitana Verónica Cervantes rechazó el calificativo, al afirmar: A mí me han entrenado para estar sentada aquí y dar lo mejor de mi misma; no pienso si soy mujer u hombre.
 
Evidentemente aún hay mucho camino por andar para que se asuma a cabalidad que mujeres y hombres somos igualmente humanos; lo que implica sabernos iguales en derechos y, al mismo tiempo, personas con habilidades, talentos, capacidades que difieren entre una persona y otra, y que no están determinadas por el sexo con el que se nace.
 
*Periodista de Quintana Roo, feminista e integrante de la Red Internacional de periodistas con visión de género.
Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com
 
16/CL/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más