Inicio España merece un cambio político

España merece un cambio político

Por Fabiola Calvo

Las muertes por los atentados en Madrid causaron tanto dolor como las sucedidas en New York el 11 de septiembre o las producidas por la invasión a Irak.

Los tres hechos se encuentran encadenados por el terrorismo de los fundamentalistas islámicos y por el fundamentalismo e interés económico de George Bush, Tony Blair y José María Aznar, gobernantes que llevaron a sus países a una guerra bajo el engaño de la existencia de armas químicas en Irak.

En el caso de España, el gobernante Partido Popular (PP) apoyó la política de Estados Unidos aun con 90 por ciento de la población en contra, rechazo que se expresó con multitudinarias manifestaciones en todas las ciudades.

Desde el momento en que José María Aznar entró en la guerra, el pueblo español se convierte en objetivo militar de Al-Qaeda, por lo que no se entiende que pasadas unas horas del atentado en Madrid, el ministro del interior Angel Acebes dijese categóricamente que “sin duda” la autoría era de la organización ETA.

Es cierto que ETA es autora de múltiples atentados terroristas, pero un ministro no puede aparecer ante los medios de comunicación para informar sin fundamento alguno o sin considerar las diferentes posibilidades.

ETA desmintió su participación, en Londres fue difundida una carta de Al-Qaeda y en Madrid aparecieron varios indicios de que fuese la organización islámica que dirige Osama Bin Laden, sin embargo, el empeño de que fuese ETA continuaba en las diferentes intervenciones de los miembros del gobierno.

Mientras tanto la prensa internacional apuntaba a Al-Qaeda y retomaba como posible causa la política exterior mantenida por el gobierno de Aznar.

Desde luego, fue una manipulación política en vísperas de las elecciones generales puesto que la lectura y consecuencias políticas de que fuese una u otra organización podría cambiar la decisión del voto.

Jugaron y mintieron en la información durante la invasión y después de ella. Todos los informes dieron cuenta que no existían armas químicas en Irak, pero los intereses y la soberbia pesaron más.

El PP ha llevado a la población en España a una radicalización, con un discurso crispado y excluyente con las otras las fuerzas políticas y los sectores sociales.

España necesita un cambio político sin mayorías absolutas que de nuevo abra las puertas al diálogo, al consenso y dé participación real en las decisiones, a la ciudadanía.

*Periodista colombiana residente en Madrid, premio 2003 La Mujer en la Unión Europea.

04/FC/GBG/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content