Inicio » Especial – Con ayuno “de la dignidad”, madres retaron a Peña Nieto

Especial – Con ayuno “de la dignidad”, madres retaron a Peña Nieto

desaparecidas12cesarmartinez

A tan sólo seis meses de haber iniciado su administración, Enrique Peña Nieto enfrentó su primera protesta de madres y familiares de personas desaparecidas que claman una justicia negada desde el sexenio anterior.
 
De manera contundente –por el repudio social que ha desatado la negligencia de las autoridades judiciales, para resolver la ola imparable de desapariciones forzadas–, un grupo de madres cumplió cerca de dos semanas en huelga de hambre frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), con una demanda muy clara: que se informe de las acciones para localizar a sus seres queridos.
 
Exigieron que las recibiera Peña Nieto, el procurador Jesús Murillo Karam; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el comisionado de Seguridad Nacional, Manuel Mondragón y Kalb.
 
Irma Alicia Trejo Trejo, Margarita López Pérez, Ana María Maldonado, Dolores Rodríguez, Ericka Montes, Nancy Raquel Rosete Nuñez, y Olga Reyes –acompañadas también por el padre de familia Atanacio Rodríguez–, advierten que no levantarán su plantón hasta que las atiendan y les resuelvan su demanda con acciones y no con discursos.  
 
CRÓNICA DE UNA LUCHA
 
El pasado 9 de mayo, siete madres de personas desaparecidas, originarias de estados como Jalisco, Tamaulipas y Veracruz, instalaron un campamento frente a la PGR, en Paseo de la Reforma.
 
Desde las 10 de la mañana, las integrantes del Colectivo Madres de Hijos Desaparecidos colocaron mantas para cuestionar la labor de la dependencia, así como de la Secretaría de Gobernación y la Comisión Nacional de Seguridad.
 
En un primer momento, y sólo para la foto, salió a platicar con ellas el subprocurador de Derechos Humanos, Ricardo García Cervantes, quien les dijo que se realizaba la búsqueda de sus familiares, pero que “no se pueden resolver todos los casos de manera inmediata”.
 
El funcionario también prometió que gestionaría una cita con Murillo Karam.
 
El 10 de mayo, Día de las Madres, decenas de mujeres se solidarizaron con las mamás en huelga de hambre y marcharon en la capital del país para recordar que han tenido que asumir las investigaciones para localizar a sus hijas e hijos desaparecidos, ante la incapacidad de las autoridades para brindar justicia.
 
La protesta formó parte de la “Segunda Marcha de la Dignidad Nacional”, una caminata símbolo de la lucha contra la violencia y la impunidad.
 
En el Ángel de la Independencia, las madres colocaron fotos de personas desaparecidas y dieron sus testimonios.
 
“La justicia no tiene madre, pero las víctimas sí”, fue el clamor de Adela Alvarado, mamá de Mónica Alejandrina Hernández, joven universitaria que desapareció el 14 de diciembre de 2004 en Ecatepec, Estado de México, cuando se dirigía a la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala.
 
Mientras que Guillermina Hernández, madre de Selene Giselle, joven de 14 años desaparecida el 29 de abril de 2010 en Tulpetlac, también en el Edomex, explicó: “La policía dice que por estadísticas, mi hija se fue con su novio y que pronto va a regresar con dos o más nietos”.
 
Contó que ante esa respuesta ella se puso a investigar por su cuenta y descubrió la posible responsabilidad de la dentista que atendía a Selene, ya que ella fue la última persona que vio a la adolescente, además de que la invitaba a beber alcohol e ir a fiestas.
 
LUZ EN LA OSCURIDAD
 
El pasado 15 de mayo, las ayunantes vieron con esperanza la aprobación de un punto de acuerdo en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, para exhortar a Peña Nieto a que atienda personalmente las solicitudes de las madres de personas desaparecidas.
 
Las y los legisladores calificaron como “insuficiente” el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, y llamaron al Ejecutivo a acciones contundentes de búsqueda.
 
Igualmente pidieron la creación de una Fiscalía Especializada que investigue única y exclusivamente los casos de desapariciones, así como de un grupo policial de investigación que coordine las acciones de búsqueda y localización con esa fiscalía.
 
Nancy Raquel Rosete Nuñez, madre de Elvis Axell Torres –desaparecido en 2010–, contó que en ocasiones anteriores se reunió con Murillo Karam, pero el procurador “siempre salió con un montón de promesas”.
 
“Ya estoy cansada de papelitos y de que me hablen bonito, porque la realidad es que los días pasan y yo sigo sin poder abrazar y besar a mi hijo”, exclamó.
 
Recostada en su casa de campaña –debido a la falta de fuerzas que empezaba a padecer–, Margarita López Pérez, madre de Yahaira Guadalupe Bahena –secuestrada en 2012 por un comando militar–,  dijo que a ella las autoridades le argumentaron que no podían rescatar a su hija por falta de recursos.
 
Yahaira desapareció en Oaxaca. Con sus propios recursos Margarita se trasladó de Michoacán –su estado natal– a la entidad y pagó informantes e investigadores. Dice que pudo identificar un lugar en donde probablemente su hija fue explotada sexualmente; pidió a la policía que la acompañara, pero se negó.
 
Hace más de un año le dijeron que encontraron el cadáver de su hija; vendió propiedades y automóviles para trasladarse. Hasta ahora no le han entregado el supuesto cuerpo de su hija, por lo que no ha podido confirmar si está muerta o continúa desaparecida.
 
EL REGAÑO DE KARAM
 
Ese mismo 15 de mayo, por la tarde, el procurador Jesús Murillo Karam se dignó a “visitar” el campamento de las madres. Al tiempo que les dijo que las puertas de la PGR “están abiertas para el diálogo”, el funcionario –según el relato de Irma Alicia Trejo, una de las ayunantes– también aprovechó para regañarlas.
 
Les comentó que él “siempre ha estado dispuesto a recibirlas y que no tenían la necesidad de realizar una huelga de hambre, y tampoco de estar ahí”.
 
En “tono molesto” –continuó Irma Alicia– Murillo Karam agregó que él ya había sostenido reuniones previas con algunas de las madres de la protesta.
 
Margarita López, madre de Yahaira, consideró que la visita del procurador, lejos de representar algo positivo, fue “un claro mensaje” para que se levantara el plantón.
 
Y efectivamente, el pasado viernes 17 de mayo, el procurador se reunió con las madres y el padre que permanecían en el plantón y por la tarde anunció conjuntamente con el Secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, la creación de una fiscalía especializada para la localización de personas extraviadas y desaparecidas, con lo que se dio por terminado el plantón de 9 días iniciado por las madres.
 
13/AGM/AZM/AFR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: