Inicio Esperan del nuevo gobierno dominicano igualdad entre mujeres y hombres

Esperan del nuevo gobierno dominicano igualdad entre mujeres y hombres

Por Mirtha Calderón

En las recientes elecciones celebradas en República Dominicana, que dieron el triunfo al candidato del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández, con casi el 55 por ciento de los sufragios, sólo una mujer compitió como candidata vicepresidencial: Maribel Altagracia García Reyes, del Partido Demócrata Popular.

El instituto que la postuló forma parte de uno de ocho partidos minoritarios que presentaron candidatos en esos comicios y que en total no alcanzaron juntos ni el uno por ciento de la votación. La aspirante se dedica a la cosmetología y es prácticamente desconocida.

Con el triunfo de Fernández, las y los dominicanos esperan que cumpla las promesas de campaña donde anunció un Programa para promover la equidad entre mujeres y hombres.

Y no obstante el presupuesto disponible para ese fin fue ínfimo en su anterior gobierno (1996-2000), convirtió en Secretaría de Estado, la antigua dirección de promoción de la mujer e impulsó la Ley 24-97, contra la violencia intrafamiliar, gestionada durante mucho tiempo por el movimiento de mujeres en el país.

Habrá que esperar ahora sólo unos meses para comprobar si hay realmente un compromiso real del nuevo gobierno hacia las mujeres.

La contienda electoral se caracterizó a lo largo de ocho meses, por virulentos enfrentamientos verbales entre los dos contendientes principales, el triunfador Fernández y el actual Presidente, Hipólito Mejía.

Ello representó un desgaste para la vicepresidenta y ex candidata a la presidencia, la doctora Milagros Ortiz Bosch, del mismo partido que Mejía, quien se vio presionada de muchos modos hasta abandonar la contienda; incluso fue cercada por circunstancias que la hicieron apoyar al agrónomo Mejía, quien la designó ministra de Educación.

Con el criterio de que ella debía “apoyar a su partido”, declinó a sus propias aspiraciones, pese a la popularidad y respeto que la respaldan. No obstante el haber proclamado en un mitin de su partido que en este país lo que hacen falta para gobernar son “hombres con pantalones”, le acarreó un sin fin de criticas.

La opinión pública reaccionó consternada y luego irritada ante tales pronunciamientos que desdicen de su vida política, de sus empeños y esfuerzos a favor de las mujeres y de sus aspiraciones presidenciales. Así de compulsivo ha sido el panorama electoral que acaba de definirse.

Carentes de un candidato idóneo y sin máculas, la ciudadanía optó por “el menos malo”, a decir de mujeres y varones para sacar del poder al actual Presidente, a quien se adjudican numerosos errores en la conducción del país, fundamentalmente de la política económica:

Esto es, el 30 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), está comprometido con el servicio de la deuda; el ingreso se ha visto reducido en términos reales en un 30 por ciento por la devaluación de la moneda que ha caído a menos de la mitad: 19 pesos por dólar en enero y 46 en este momento.

Se suma a ello una crisis energética de la cual el gobierno no es del todo culpable, pero que se agravó por la adquisición de las generadoras por el estado luego de que el anterior gobierno, encabezado por Fernández, privatizara estos recursos de la nación.

2004/MC/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content