Inicio » Estados Unidos: cada vez más solteras y solteros

Estados Unidos: cada vez más solteras y solteros

Para las estadounidenses solteras la ilusión romántica de un casamiento se desvanece a los 30 años de edad, cuando dan prioridad a su vida profesional y laboral y dejan de lado su vida amorosa, señala la escritora Bárbara Dafne Whitehead, en su investigación “Whay there are no good menleft?”

En una escala del uno al diez, las estadounidenses treintañeras ubican sus carreras y metas en el lugar noveno o décimo, mientras dejan su vida romántica en el número cinco o seis.

Pero el mayor problema, dice la autora, es encontrar y conservar un compañero amoroso.

Indica Whitehead que cuando se preguntó a las mujeres sobre su vida sentimental, no hablan de amor, ni de casamiento. Son mujeres más libres, más educadas y con alternativas distintas al matrimonio y la maternidad. Casi todas son económicamente independientes.

Sin embargo, recuerda Whitehead, las últimas encuestas, realizadas en 2005, indican que sí quieren casarse “algún día”.

En 2001 la empresa Gallup preguntó a las mujeres solteras de entre 20 y 29 años de edad qué tan importante era tener un buen matrimonio y una vida familiar. Se les dio a escoger cuatro opciones: extremadamente importante, totalmente importante, algo importante o no importante. El 89 por ciento escogió extremadamente importante.

Más de la mitad de estudiantes de preparatoria, veinteañeras (53.7 por ciento) dicen que está bien tener hijos, aunque no venga a tiempo el hombre ideal.

La desilusión romántica está desarrollándose entre las mujeres jóvenes. ¿Por qué? Primero, por el aumento de un nuevo tipo de mujeres jóvenes, tempranamente maduras y, segundo, por las dificultades que implica vivir en pareja.

AMOR Y DEMOGRAFÍA

Cada uno de estos cambios, aparecidos recientemente, es históricamente significativo y están alterando el curso y los escenarios del amor.

Hoy, las jóvenes de preparatoria ya no quieren casarse ni tener hijos, apunta. Primero viene la búsqueda de un trabajo satisfactoria y después la vida en pareja. Es un fenómeno evidente en las tendencias demográficas.

En 1970, el 20.8 por ciento de las mujeres contraían su primer matrimonio cuando aún no cumplían 21 años de edad. Ahora lo hacen a los 25, el nivel más bajo en un siglo.

Antes, las preparatorianas se casaban a los 22 ó 23 años, aproximadamente, pero ahora lo hacen a los 27 años.

El resultado es que se ha incrementado dramáticamente el porcentaje de mujeres solteras, quienes así permanecen a los 30 años.

La proporción de mujeres de entre 20 y 24 años de edad que nunca se casaron se duplicó entre 1970 y el 2000: de un 36 por ciento a un 76 por ciento. Y se triplicó para las mujeres de edades entre 30 y 34 años: del seis por ciento al 22 por ciento.

SOLTEROS

Los estudios de Bárbara Dafne Whitehead abordan también a los hombres, con resultados similares. Hubo un incremento en el número, entre los hombres de 20 a 24 años de edad, de los que nunca se casaron: de 55 por ciento, en 1970, a 84 por ciento, en el 2000.

Y entre los hombres de 30 a 34 años de edad que nunca se casaron, el índice se incrementó también: de nueve por ciento a 30 por ciento, en los mismos períodos de tiempo.

VIDA SEXUAL

Sobre la vida sexual de las mujeres jóvenes, Dafoe Whitehead manifiesta que hay otro cambio en su conducta. No están esperando tener relaciones sexuales al acercarse a los años en que contraen matrimonio tradicionalmente.

El promedio de edad de su primera relación sexual es a los 17 años. Y dejan un intervalo de ocho o más años entre su primera relación sexual y su primer casamiento.

La relación sexual temprana de las mujeres está menos vinculada con la expectativa de matrimonio, desde la revolución sexual de los 60, de tal forma que el incremento de la temprana experiencia sexual se ha convertido en parte normal del proceso de adolescencia.

En el pasado, la primera forma de vivir con alguien se daba en el matrimonio, ahora esta forma es la cohabitación. Hoy viven primero con el novio antes de tener una vida con un esposo.

Está primero establecer una vida independiente, por sí mismas, antes de tener un compañero serio para la vida.

La cada vez más tardía vida en pareja o matrimonio indica, dice la autora, que están un dilema sobre la búsqueda de pareja, de relaciones amorosas. Están en busca de algo.

Internet parece dar la razón a esto: Google maneja más de 1.7 millones de entradas de ese tipo de búsquedas.

Para sus investigaciones, Dafoe Whitehead utilizó información del Nacional Marriage Project al Rutgers, las conclusiones de Gallup sobre conductas y citas, que aborda el tema entre mujeres y hombres de 20 a 29 años de edad, así como 60 entrevistas realizadas por ella con mujeres de raza blanca, asiáticas, afroamericanas e hispanas, de entre 22 y 40 años de edad.

Todo hace indicar, sintetiza, que este proceso comenzó en los años 90. Y coloca a las mujeres, pero también a los hombres, ante una disyuntiva: cásate temprano para poder engendrar o cásate tarde para no quedar sin dinero.

La elección del amor, entre las opciones de la vida, es un proceso estructurado por influencias sociales, concluye la investigadora.

07/LP/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: