Inicio Estampas: un Haití que se levanta

Estampas: un Haití que se levanta

Por la Redacción

El Campamento Internacional Feminista es un lugar y una estrategia: cada una de nosotras, lo que hacemos y dónde lo hacemos, es el germen del lugar del “campamento”.

Es confuso, como confuso ha de ser para la gente haitiana de la ciudad responder cuando los periodistas les preguntan dónde viven.

Viven dónde están y eso cambia día a día. Para el campamento no puede ser tan diferente. Para la gente moverse es una estrategia de sobrevivencia, para el campamento, es una estrategia de ayuda móvil donde se requiera. A nosotras nos encanta y no nos extraña porque así, móvil y cambiante, ha sido Radio Internacional Feminista (RIF) en sus 19 años de existencia y nunca nadie ha dudado que existe. Y existe porque aparece donde quiera que haya mujeres necesitadas de expresarse.

Me pregunto ahora en este contexto, si RIF tuviera una estructura muy rígida, tal vez estaría tan anclada que no podría moverse con agilidad para estar a la altura de las necesidades tan cambiantes y demandantes.

Así es de variada la estrategia y lugares del Campamento. En República Dominicana, el Campamento se concreta a una serie de centros de operaciones de transporte, de comunicaciones, de solidaridad y de reuniones para organizar. En ese sentido hasta el local del Hotel Lina Barceló los dos días que nos reunimos un grupo de latinoamericanas y caribeñas con las haitianas fue “un campamento”. Asimismo, lo ha sido desde el inicio, el local de la Colectiva Mujer y Salud, de CIPAF y tantas otras organizaciones.

Las casas de Ana Irma Rivera Lassen, de Nirvana González, de Aidita Cruz, la de Maud y la de mi padre y madre en Vega Baja, mas la tienda de plantas de mi hermana se convirtió en “campamento” desde el momento que empezamos a recolectar carpas y cosas para traer a dominicana desde dónde trasladarlas a Haití. Hasta el Ferry entre Puerto Rico y Dominicana, usado por Douglas Candelario y Fernando Maldonado para traer medicinas y tiendas de campaña ha sido “campamento” en algún momento.

Y así va pasando y ha pasado en América Latina, El Caribe y el resto del mundo. En la medida que la estrategia de solidaridad internacional “mano a mano con las mujeres de Haití y sus comunidades” se expande, el campamento está en todas partes.

Así describen la estrategia, las mujeres del movimiento feminista de Nicaragua, país que vivió un terremoto, que también destruyó la ciudad. “Las organizaciones que integramos el movimiento feminista de Nicaragua compartimos con otras redes feministas de la región, la convicción de que cualquier estrategia de solidaridad con el pueblo y las mujeres de Haití para la reconstrucción post terremoto, debe estar basada en una perspectiva que reconozca las capacidades endógenas de la gente de ese país para recuperarse y emprender el camino hacia su recuperación en un sentido integral.

En tal sentido, una plataforma de solidaridad con las mujeres haitianas debe fundamentarse en dos ejes centrales, a saber, la lucha contra toda forma de sexismo y racismo; así como, la procura de recursos materiales, psicoemocionales y organizativos que les permitan intervenir como protagonistas de las tareas de reconstrucción de sus vidas y su sociedad.

La creación de un campamento feminista en solidaridad con el pueblo y las mujeres haitianas deberá contribuir en última instancia a fortalecer la capacidad de resistencia de las mujeres, así como, a la potenciación de las organizaciones de mujeres en aquel país con miras a asegurar la sostenibilidad a los esfuerzos de reconstrucción desde una perspectiva integral.” Así, han convertido Nicaragua en otro campamento.

En Haití, el campamento nació en todo lo que se ha hecho desde el inicio. Desde las visitas de Sergia para conocer y conectarse con las haitianas, su reunión en Haití con ellas, el aporte dos veces por semana a la clínica en Leogran que recibe medicamentos, carpas y otras necesidades para las mujeres y a través de ellas para sus comunidades.

Está además en la estrategia de los útiles materiales en cróele que vimos estaban siendo distribuidos a cada mujer en los campamentos de la clínica y que se refieren a atención primaria femenina, elaborados por la Colectiva Mujer y Salud.

Y VAN APARECIENDO SUS CARPAS

Unas sumamente temporales como la de RIF y CAFRA en casa de Silvie y Jean Claude los cuatro días de estancia para llevar solidaridad, hacer radio y conectarnos con las haitianas y sus comunidades. Otras van a ir apareciendo – tal vez un poco menos temporales, aunque en Haití quien sabe – en la medida que se vaya concretando

Los días de transmisión desde Haití, la radio nuestra fue un “campamento” móvil, como lo ha sido RIF siempre. Por eso tal vez no nos cuesta entender que no es principalmente un lugar, sino una estrategia que cobra lugar concreción espacial donde quiera cumple lo que se ha propuesto.

Me atrevo apostar que no hay ni 10 feministas en el mundo que conocen el local de RIF en Costa Rica, sin embargo no hay muchas feministas en el mundo entero que dude de su existencia porque está en todas partes y porque RIF es lo que hace. Nunca nos hemos dejado intimidar por la exigencia de una exagerada institucionalidad física.

Menos debe hacerlo el Campamento, que deberá instalarse más permanente – si lo hace del todo – cuando se traslade a las organizaciones de las mujeres haitianas si ellas deciden formalizarlos e institucionalizarlo. No nos dejemos intimidar por los medios ni por nadie.

Es una buena estrategia para tiempos de crisis… y llevamos mucho tiempo en eso. Recordemos siempre cómo nos lo hemos planteado en la reunión de feministas en dominicana los días 26 y 27 de enero con las haitianas:

La tragedia sufrida por el hermano pueblo de Haití el pasado 12 de enero, ha convocado la solidaridad feminista en todo el mundo y en especial de las feministas de América Latina y el Caribe que, reunidas aquí, en Santo Domingo,los días 26 y 27 de enero, con la presencia de una representación del movimiento de mujeres haitianas, han acordado concretar su solidaridad con las mujeres de Haití y sus comunidades mediante el establecimiento del Campamento Feminista Internacional Myriam Merlet, Anne Marie Coriolan y Magalie Marcelin.

10/MST/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más