Inicio EU permitirá asilo para algunas mujeres extranjeras maltratadas

EU permitirá asilo para algunas mujeres extranjeras maltratadas

La administración de Barak Obama permitirá a las mujeres extranjeras víctimas de severa violencia doméstica y abuso sexual recibir asilo en Estados Unidos, medida que termina con la política de la administración George Bush que cerraba completamente esa posibilidad.

El New York Times informa lo anterior y señala que adicionalmente se encontrarán con condiciones estrictas para el asilo, por lo que las mujeres abusadas necesitarán comprobar esa situación, de acuerdo con la Corte Migratoria, y que ese abuso doméstico sea tolerado totalmente en su país de origen. Deberán mostrar que no pueden encontrar protección en las instituciones de sus naciones o en otros lugares.

La administración Obama optó por esta vía de asilo, después de que en la Corte Migratoria se tratara el caso de una mujer originaria de México, quien solicitó asilo diciendo que temía por su vida pues su esposo la podría matar.

De acuerdo con informes documentales de la Corte de San Francisco, el hombre repetidamente la violaba sexualmente con pistolaen mano, la mantuvo cautiva y llegó al extremo de intentar quemarla viva cuando se dio cuenta de que estaba embarazada.

El prestigioso rotativo neoyorquino indica que no será en abril próximo cuando el gobierno revise su caso legal, pero la mujer dio su consentimiento al New York Times para hacerlo público.

La nota que detalla la información, signada por Julia Preston, indica que el gobierno fue claro al marcar que el camino para la mujer que pelea y busca asilo, según el abogado, se da después de 13 años de argumentos en la Corte, incluyendo la resistencia de la administración de Bush en el reconocimiento de todos los reclamos.

El Department of Homeland Security, por cautela, no recomendó inmediatamente el asilo de la mujer mexicana, quien es identificada en la Corte por las iniciales L. R.; sin embargo, en un inusual escrito de abogados gubernamentales, concluyó, en términos generales, que “es posible que la mujer mexicana y otras aplicantes que tienen experiencias de violencia doméstica puedan calificar para asilo”.

El año pasado, abogados de la administración Bush argumentaron, en el mismo caso de L. R., que no obstante la brutalidad expresada por su marido, así como en otro caso similar, no puedo alcanzar los estándares de asilo de la ley estadounidense.

Karen Musalo, profesora y directora del Center for Gender and Refugge Studies de la Universidad de California y Hastings College of the Law en San Franciscpo, dijo que “esto realmente abre la puerta a la protección de las mujeres que han sufrido este tipo de violaciones”. Musalo ha representado a otras mujeres abusadas que han solicitado asilo y recientemente encontró el caso de L. R.

PETICIONES DESDE 1996

La medida culmina con la odisea de las mujeres extranjeras que buscan protección en este país, búsqueda que inició en 1996 cuando una mujer guatemalteca, Rody Alvarado, alcanzó asilo por una Corte migratoria, bajo el argumento de la reiterada violencia física y psicológica cometida por su esposo.

Tres años después su caso fue apelado por una Corte y su asilo denegado, porque no formaba parte de ninguna persecución grupal, de acuerdo con la ley estadounidense. Desde entonces, las administraciones han debatido su caso, sin que se le otorgara asilo a ninguna mujer.

Durante la administración de Clinton, Janet Reno propuso regulaciones para clarificar estos asuntos, pero nunca se llevaron a efecto. Y en 2004 abogados del Departamento aumentaron las posibilidades de asilo a las victimas de violencia doméstica, pero la administración Bush nunca lo puso en práctica en corte alguna de migración, dijo la profesora Musalo.

Ahora, oficiales del Department of Homeland Security dicen que están revisando todo lo alcanzado en 2004. Matt Chandler, vocero del Departamento dijo que “cada caso recibirá escrutinio específico” y agregó que “el Departamento continúa con el punto de vista de que la violencia doméstica es un argumento posible para solicitar asilo en Estados Unidos.

Sin embargo, la nueva política no involucra a las mujeres que escapan o huyen de la mutilación genital.

Toda aplicación de asilo o de estatus de refugiada en Estados Unidos debe “estar fundamentada en el miedo a la persecución”, por raza, religión, nacionalidad, opinión política o membresía particular de grupo social. Y el argumento legal extendido de abuso a la mujer puede ser parte de cualquier grupo social que puede ser elegible bajo esos términos.

El año pasado, 22 mil 930 personas solicitaron asilo en este país, huyendo de todo tipo de persecución, aunque el número ha disminuido en años recientes.

Y dado que los casos de asilo son confidenciales, no se cuenta con conocimiento de cuántas aplicaciones están siendo solicitadas por mujeres y que se les haya negado o estén en espera.

Esta problemática es complicada por las peculiaridades del sistema migratorio de Estados Unidos, en donde los casos de asilo que se escuchan en la Corte no son parte de la judicatura federal, pero son llevados por la agencia de Justice Department y con el Homeland Security como representación del gobierno.

LA HISTORIA DE L. R.

El gobierno no ha discutido la historia dolorosa de L. R., hoy de 42 años de edad, vuelta a narrar en su declaración frente a la Corte dice la periodista Julia Preston. L. R. contó que el hombre que se convirtió en su tormento y la asaltó sexualmente en la escuela preparatoria de Guanajuato cuando ella tenía 14 años era su maestro de educación física. Él y su familia eran considerados como adinerados y con influencias, pues son dueños de un restaurante en aquella ciudad.

Al paso de los años, laobligó a vivir con él, la forzó a tener sexo, amenazándola con una pistola o machete, el cual le colocaba e la cabeza. Le rompió la nariza y amenazó con matar a sus hijos menores de edad, a ella y a su hermana.

Durante sus embarazos, narró, le quitaba su salario que ganaba como maestra, robó su licencia de docente y la vendió. Pero la policía local siempre se negaba a reportar el caso, bajo el argumento de que era “caso privado”.

La Corte lo documentó y, cuando ella trataba de solicitar la ayuda del juez, éste trataba de seducirla. “En México, los hombres creen que tienen el derecho de abusar de las mujeres porque ellas son como si fueran de su propiedad”, dijo L.R., Con tres hijos producto de sus relaciones sexuales involuntarias con ese hombre, quien nunca se casó con ella, escapó hacia California en 2004.

Un juez de Migración le negó el asilo que solicitó en 2006. Pero ella volvió a apelar y el gobierno le dijo que su caso sería revisado por la Corte Migratoria, sugiriendo que tendría éxito.

Sin embargo, el gobierno enfatiza que la medida tomada por la administración no quiere decir que toda víctima de violencia doméstica pueda ser elegible para asilo.

09/LPB/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content