Inicio » Exhortan a organizaciones civiles “no bajar la guardia”

Exhortan a organizaciones civiles “no bajar la guardia”

Por Lourdes González

La sociedad civil no puede, ni debe, dejar los espacios ya ganados en los mecanismos institucionales para el adelanto femenino, porque sería un retroceso al trabajo de miles de mujeres que nos han permitido colocarnos en la agenda de este país, aseveró Magdalena García Hernández, presidenta del Consejo Consultivo del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

En entrevista con Cimacnoticias, Magdalena García enfatizó que las organizaciones civiles “no podemos bajar la guardia, de lo que se trata es de seguir promoviendo estrategias y mecanismos para hacernos escuchar y que ello lleve a un diálogo más horizontal, plural y equilibrado”.

Dijo que las titulares del Inmujeres deberán entender que “nosotras lo que queremos es que esto avance, y que las tensiones se van a generar, porque a la sociedad no se le puede quitar su papel crítico, y si es una postura de crítica propositiva, creo que en todos los sentidos debe ser bienvenida”.

Entrevistada en el marco del Primer Foro Nacional “La participación de la sociedad civil en los mecanismos institucionales para el adelanto de las mujeres”, comentó que en términos de diversidad, la participación ciudadana en el instituto ha sido una experiencia espléndida, sin embargo, falta entendimiento del papel tan importante que juega la sociedad civil en estas instancias gubernamentales.

En este sentido, cuestionó el hecho de que se quiera dar a las consejeras consultivas y sociales un carácter de servidoras públicas, porque es un contrasentido, “nosotras somos sociedad civil y las funcionarias están sujetas a la ley de la Administración Pública Federal”.

Consideró por ello, la necesidad de hacer diversas reformas a la ley del Inmujeres en materia de normatividad sobre estas nuevas figuras de incorporación de la sociedad civil en consejos e institutos de gobierno, toda vez que “considerarnos servidoras públicas limita nuestros derechos políticos y contraviene todas las convenciones internacionales respecto de la participación de la sociedad civil en asuntos públicos”.

Magdalena García reconoció que en muchos casos hay desconocimiento de las propias presidentas de los institutos de las mujeres sobre la labor de estas instancias para el adelanto de las mujeres.

Algunas creen que estos institutos deben hacer lo que deja de hacer el DIF o las secretarías de Salud y de Desarrollo Social y entonces se da una duplicidad de funciones.

La presidenta consejera mencionó que el “talón de Aquiles” en esta primera etapa del Inmujeres tiene que ver con los instrumentos de evaluación, transparencia y de un buen sistema de monitoreo de los programas para las mujeres, “necesitamos saber a dónde se están dirigiendo los presupuestos, a que programas se está dando prioridad y cuáles son los resultados”.

Y es aquí, enfatizó, en donde la sociedad civil tiene una tarea muy importante, porque el Estado no puede estar como juez y parte; por eso la necesidad de que haya observatorios ciudadanos que vigilen de que manera los institutos están avanzando y para ello se requiere apertura a la participación social.

“La función de evaluación de los indicadores es estratégica, aunque sean muy sencillos, pero que nos permitan ver en realidad de que manera el trabajo de los institutos está impactando a las mujeres”.

Magdalena García comentó que falta avanzar en materia de transversalización y aquí el Inmujeres debe diseñar estrategias para que el aparato gubernamental tenga los elementos necesario para ello.

Aseguró que en este marco, la nueva Ley General de Igualdad entre Mujeres y Hombres ayudará significativamente, ya que plantea las directrices para involucrar a los tres órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal. Ahora “nosotras, las organizaciones sociales tenemos como tarea, diseñar los cómos, porque la ley nada más dice los qués, y en este sentido nosotras queremos ir avanzando en propuestas”.

Al referirse a la nueva conformación de los consejos consultivo y social del Inmujeres, Magdalena García lamentó haya habido tan poca respuesta a la convocatoria, fundamentalmente por el desánimo del movimiento en favor de las mujeres ante los magros resultados del instituto.

Este Consejo, explicó, no tiene el origen que tiene el actual, en donde si están representadas todas las fuerzas.

Comentó que en la elección pasada hubo 150 candidatas para cubrir los 20 cargos de consejeras consultivas y sociales y ahora únicamente se presentaron 72 propuestas “lo que refleja claramente ese desaliento”.

No obstante, puntualizó, no debemos dejar vacíos los pocos espacios que la participación ciudadana se ha ganado tras largos años de lucha a favor de las mujeres.

06/LGG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: