Inicio Existen claroscuros en aplicación de acuerdos del Cairo

Existen claroscuros en aplicación de acuerdos del Cairo

Por la Redacción

La aplicación de los compromisos gubernamentales del Programa de Acción de la Conferencia Mundial de la ONU sobre Población y Desarrollo (CIPD) adoptada en Cairo hace 10 años tiene sus claroscuros, coincidieron más de un centenar de feministas de 20 países del Cono Sur, Región Andina, Centroamérica, México, así como cinco islas del Caribe.

Los claroscuros, lejos de ser una cuestión de raza, son un asunto de óptica “neuro-política” en un contexto de negociación de consensos internacionales como el de las Naciones Unidas, opinaron.

“Nunca es una negociación entre iguales”, dijo la nicaragüense Ana María Pizarro de SIMUJER y de la Red de Salud de Mujeres de América Latina y el Caribe, quién añadió que los Estados Unidos y el Vaticano acaparan cada vez más los debates que tienen que ver con las mujeres. “El impacto ha sido fatal; se han desmantelado los servicios al privatizarlos”.

“El claro de Cairo –dijo-, es que exista un Programa de Acción que afirma derechos y servicios, frente a un modelo neo-liberal que trata de convertir todo en mercancía.”

El lado oscuro de Cairo lo planteó la brasileña, Sonia Corre a de la organización de mujeres del Sur, Developing Alternatives with Women for a New Era (DAWN), cuando dijo que “la moneda con la que negocian los Estados entre sí, son las mujeres y la gente”.

Dijo que eso se ha visto en todos los esfuerzos por borrar de la agenda del proceso de evaluación los temas que conciernen al reconocimiento de las sexualidades y la reproducción como derechos en el desarrollo.

Las feministas se reunieron en esta capital en el Foro de organizaciones no gubernamentales “Reafirmando Cairo + 10”, previo al XXX Periodo de Sesiones de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), que inició este lunes y concluirá el próximo 2 de julio.

Francoise Girard, canadiense de la Coalición de Salud de las Mujeres con sede en los Estados Unidos, opinó que la intromisión de Estados Unidos se evidencia hasta en la composición de su delegación, encabezada por John Klink, quien fue parte integral de la delegación del Vaticano durante el proceso de CIPD hace 10 años y de su evaluación de cinco años.”

A juzgar por la óptica neuro-política de las feministas, el modelo fundamentalista de negociación en la ONU se resumen así: “A Dios lo que es de Dios, al César lo que es de César, y a la mujeres y la gente lo que les sobre. ¡En un modelo de mercado, no queda nada!

Derecho que no se defiende, derecho que se pierde, han reafirmado las mujeres en el Foro.

“El contexto que marcó la década de los 90 fue de esfuerzos mundiales por tratar de afrontar los efectos del modelo neo-liberal, incluyendo a afirmando la ONU nuevos derechos, pero ahora estamos en un contexto completamente diferente”, dijo Cecilia Olea del Perú, representante de la organización Flora Tristán.

Comentó que los países tratan de restringir los derechos adquiridos y negarse a colocar nuevas prácticas de la ciudadanía como derechos.

“La alianza del Vaticano con la Administración de los Estados Unidos, lo único que trae es negación de derechos, tortura, muerte y riesgo de inestabilidad. Ellos son los que deben empezar a temer la consecuencia de sus acciones, porque su avaricia los está aislando poco a poco de todos los otros sectores en este mundo, que buscan desarrollar un modelo económico, político, social y cultural incluyente”, abundó.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más