Inicio Exporta México enfermeras a EEUU

Exporta México enfermeras a EEUU

Por Leticia Cortés Rodríguez

Pese al déficit de enfermeras que existe en nuestro país, el gobierno federal, a través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), implementó un plan piloto en nueve estados con el propósito de “exportar” enfermeras a Estados Unidos (EEUU), a través de una empresa intermediaria.

Para representantes de enfermeras del sector académico y de la Secretaría de Salud este convenio “institucionaliza” la migración y olvida las necesidades del país, pues mientras que en México hay cinco enfermeras profesionales por cada 10 mil habitantes, EEUU tiene 78.

A mediados de 2003, la STPS convino con la empresa estadounidense MDS Global capacitar enfermeras mexicanas, para cubrir la demanda que existe en los hospitales de algunas ciudades de Norteamérica.

La oferta resultó atractiva pues los salarios que se ofrecen en EEUU van de los 35 a 45 mil dólares anuales, mientras en México las enfermeras ocupan el lugar 31 de la lista de salarios mínimos, a la par de electricistas y choferes, por no ser reconocidas como profesionistas.

Además de las posibles remesas que enviarían. Según el cálculo de funcionarios de la STPS cada enfermera representa el envío de siete mil pesos mensuales a su familia.

A la promoción de la exportación de enfermeras “se subió” el presidente Vicente Fox, quien afirmó en Ottawa el pasado 26 de octubre, que la migración de médicos y enfermeras es un factor determinante para la competitividad de la región, ya que en México el recurso humano “es abundante, talentoso, honesto, trabajador, duro y son personas excelentes”.

Graciela Arroyo, presidenta de la Comisión Interinstitucional de la Secretaría de Salud, encargada de “favorecer la superación y desarrollo de las enfermeras”, aseguró que las instituciones no deben propiciar la migración y el convenio lo hace.

“No podemos quitarle a nadie el derecho que tiene de elegir su porvenir, su mejor ubicación en el mercado laboral, en lo individual, pero la STPS debería haberse informado de la situación en que se encuentra el país en torno al déficit de enfermeras”, abundó.

EL PLAN PILOTO

Joaquín Villanueva, de Vinculación de Empleo de la STPS, informó que a mediados del año 2003, representantes de MDS Global contactaron al director general de la Coordinación General de Empleo de la dependencia, Hipólito Treviño, a fin de reclutar enfermeras para trabajar en Estados Unidos.

Treviño canalizó el proyecto con Hernán Aldrete Valencia, director de Vinculación de Empleo, quien a su vez puso a la cabeza del “plan piloto” a su secretario particular, Enrique Evangelista Cortés.

Las primeras entidades que aceptaron participar en este plan piloto fueron: Baja California Sur, Chiapas, Estado de México (Toluca y Cuautitlán), Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Entre los requerimientos se pide ser profesionista o técnico, pero con un grado mínimo de preparatoria, con título o cédula profesional. Contar con el nivel de inglés mínimo que ellos certifican por medio del examen TOEFL.

El compromiso que MDS contrajo con la STPS fue garantizar que las enfermeras iban a ser contratadas por hospitales de tercer nivel, como el Desert Valley, con un sueldo de 35 mil a 45 mil dólares anuales, con el cual ya existían tratos, finalizó.

LA OPERACIÓN EN LOS ESTADOS

La operación del proyecto fue por medio de las oficinas regionales de Empleo. En el Estado de México y Chiapas aceptaron que en 2004 llevaron a cabo un programa “piloto” para capacitar a las enfermeras en el idioma inglés, con la promesa de irse ir a trabajar a EEUU, con visa de trabajo.

Rogelio Chávez, coordinador de la Subdirección de Empleo de Tlalnepantla, informó que la STPS pagó un curso de inglés de seis meses, el material utilizado en el mismo y una beca, cuyo monto iba de los 2 mil 500 a los 3 mil 500 pesos.

Chávez explicó que en el programa intervienen “varias figuras”. El gobierno estatal, con la capacitación en inglés; la “empresa” con la capacitación del NCLEX, y el gobierno americano con la expedición de las visas. En Chiapas, la Dirección Estatal de Empleo proporcionó información similar.

EL NEGOCIO DE MDS GLOBAL

MDS Global Medical Staffing, dejó de funcionar en octubre de 2004, su objetivo era llevar enfermeras mexicanas a los Estados Unidos para cubrir el déficit que existe en los hospitales del país, indicó Patricia García, encargada de la contabilidad de esta compañía.

Ellos capacitaría a las enfermeras en el idioma inglés y las prepararía para presentar el examen NCLEX y ser certificadas como profesional del ramo en el país vecino. Su ganancia es la comisión que obtiene de los hospitales, alrededor de 10 mil dólares por cada enfermera mexicana.

Hasta la fecha, ninguna ha sido contratada a través de esta compañía en los Estados Unidos, aunque García asegura que se están llevando a cabo los trámites para que las 10 primeras enfermeras presenten próximamente el examen NCLEX.

Aunque MDS cerró el proyecto continúa, a través de la empresa Consulmed, relacionada con ManPower, uno de los gigantes mundiales en recursos humanos, quien comenzó a reclutar enfermeras y ofrece, con algunas variantes, las mismas condiciones que MDS.

UN SUEÑO SE DESVANECE

Dentro del cubículo de tres por tres, resuenan las palabras de Alma Rosa, “jugaron con nuestros sueños y nuestros proyectos”. Ella es una de las 250 enfermeras que fue capacitada en MDS.

Con 30 años de edad, licenciatura en la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO) y una maestría a punto de concluir. Decidió robarle horas al sueño y dedicar seis horas a estudiar inglés con la promesa de ser contratada por un hospital en la Unión Americana.

La oferta fue tan atractiva que, asegura, fue imposible rechazarla. MDS le ofreció que sería contratada en un hospital de tercer nivel, con un sueldo de entre 3 mil 500 a 4 mil 500 dólares mensuales.

También se comprometió a realizar los trámites del pasaporte y la visa de trabajo, el pago de viaje y traslado, de exámenes TOFEL y el NCLEX, del alquiler durante los seis primeros meses y hasta le ayudaba a conseguir un préstamo para auto.

Lo único que no le convenció del todo, fue tener que firmar un contrato y un pagaré, en donde se comprometía a pagar 42 mil pesos e intereses, en caso de incumplir el contrato.

Alma Rosa refleja el desencanto en su mirada, cuando asegura que de la noche a la mañana cerraron la escuela, y sin dar mayor explicación les indicaron que el programa se suspendía hasta nuevo aviso.

Para el director de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO), Severino Rubio, en ocasiones las enfermeras son llevadas con muchas promesas pero “cuando están allá y no obtienen el permiso legal y son contratadas como auxiliares de enfermería”.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content