Inicio » Falta personal médico para prevenir enfermedades en mujeres

Falta personal médico para prevenir enfermedades en mujeres

Por Anaiz Zamora Márquez

Apenas el 30 por ciento del personal médico en el sector salud se encuentra en el primer nivel de atención, donde deberían ser prevenidas las enfermedades más recurrentes en mujeres, tales como obesidad, osteoporosis e hipertensión, así como hacerse el seguimiento adecuado a un embarazo para evitar complicaciones durante el parto que deriven en muerte materna (MM).
 
De acuerdo con el doctor Francisco Garrido Latorre, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), el hecho de que las y los profesionales de salud se concentren en los niveles de especialidades y en las ciudades –muchas veces inaccesibles para las mujeres– es una muestra de la falta de capacidad del Estado mexicano para responder a las necesidades de salud de la población.
 
Al presentar el informe “El estado de las parteras en el mundo 2014. Hacia el acceso universal a la salud, un derecho de la mujer” –elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)–, el especialista sostuvo que en México hay una formación de recursos humanos de salud alejado de las necesidades de la población.
 
A decir del experto, las fallas estructurales en el sistema de salud comienzan desde los colegios de medicina y enfermería, pues según el análisis del UNFPA se detectó que los programas de estudio no se adhieren a los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en temas específicos como el parto y puerperio.
 
Esto quiere decir que “estamos formando médicos con un bajo porcentaje de lo que deberían estudiar y no estamos formando personal que tenga las habilidades necesarias para trabajar en lo que ha estudiado”, señaló Garrido Latorre.
 
A la par de que no se están brindando todas las herramientas necesarias durante su formación, el sistema de salud no está absorbiendo a todas las personas que se están formando, ya que al año se inscriben 20 mil jóvenes en la licenciatura de Medicina, egresan 12 mil médicos cirujanos, y la Secretaría de Salud (Ss) apenas contrata mil médicos anualmente.
 
Ello se suma a la carencia de escuelas que formen parteras profesionales o permitan la certificación de las parteras tradicionales, toda vez que actualmente sólo existen cuatro planteles en México.
 
Garrido Latorre destacó que esta formación se contrapone a las necesidades actuales de salud de la población, que se manifiestan en el predominio de las enfermedades crónicas no transmisibles como obesidad, diabetes e hipertensión.
 
Así como con las relacionadas a la salud sexual y reproductiva –que incluyen las infecciones de transmisión sexual (ITS)–, todos ellos padecimientos que tendrían que ser prevenidos y no atendidos cuando ya presentan complicaciones, como se hace actualmente.
 
Por ello, para el médico lo deseable es que el sistema de salud debería centrarse en la atención primaria, así como en un servicio integral que incorpore el autocuidado y la corresponsabilidad, y ser respetuosa de los Derechos Humanos (DH) y la interculturalidad.
 
Por el contrario, México se caracteriza por una atención médica centrada en la enfermedad, basada en prácticas individuales, un sistema fragmentado y en manos únicamente de los profesionales de la salud.
 
Lo anterior se evidencia en la disparidad en el número de personal que existe en el primer y segundo nivel de atención sanitaria, pues apenas el 30 por ciento de la fuerza medica laboral se concentra en el primer nivel.
 
Según cifras presentadas por el investigador –y obtenidas de la Ss–, mientras en el tercer nivel de atención (hospitales e institutos especializados) existen 58 mil 975 médicos, en el primer nivel (clínicas y centros de salud) hay 30 mil 508 médicos; el personal de enfermería suma 88 mil 3 en el segundo y tercer nivel, y apenas 32 mil 660 laboran en el primer nivel.
 
La proporción de médicos en relación con las personas es de apenas 0.42 por cada mil habitantes, lo que se traduce en que no se cuenta ni siquiera con un médico por cada mil habitantes, mientras que en personal especializado la proporción es de .82 por cada mil habitantes.  
 
Ante este panorama, Garrido Latorre señaló que es necesario fortalecer la atención primaria de salud con estrategias diferenciadas para los ámbitos urbano y rural, pues de lo contrario estrategias fundamentales como la reducción de la MM no tendrán ningún resultado.
 
14/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: