Inicio Familia, Estado y religión génesis de asesinatos de mujeres

Familia, Estado y religión génesis de asesinatos de mujeres

Por Martha Martínez

En México, la violencia que se ejerce dentro de la familia, la del Estado y la religión, es el antecedente de homicidios de mujeres, aseguró la directora regional del Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Mujer (Unifem en inglés) Teresa Rodríguez.

Rodríguez señaló que el hecho de considerar las agresiones en el seno familiar como ” una asunto privado en los que nadie tiene derecho a intervenir”, visión que es reforzada por la iglesia y la falta de un marco legal que verdaderamente sancione y erradique las agresiones físicas y psicológicas contra las mujeres, causa un paulatino aumento de la violencia “que en muchos casos termina en homicidios de mujeres”.

Al participar en la cátedra Violencia Hacia las Mujeres: Una Cuestión de Derechos Humanos, en el Centro Cultural Universitario Cultural, la directora regional de Unifem advirtió “no vemos una actuación firme y decidida de las autoridades mexicanas, en especial de las federales toda vez que los recursos, los programas y las políticas públicas para atender y erradicar la violencia contra la mujer son incipientes”.

Al respecto, la directora del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, Luz Rosales Esteva, reconoció que la violencia contra la población femenina comienza con un “tontita” desde las relaciones de noviazgo y “poco a poco aumenta hasta convertirse en verdaderas agresiones físicas, sexuales e incluso el homicidio del agresor o la agredida”.

La directora del Inmujeres de la Ciudad de México consideró preocupante que en promedio las mujeres comienzan a padecer todo tipo de agresiones a los 16 años, edad en la que inician sus relaciones de noviazgo.

LAS CIFRAS

Rosales Esteva recordó que según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada tres familias padece violencia intrafamiliar. En el caso del DF, informó que más de 14 mil 400 hogares padecen violencia sexual, de ellos sólo 14 de cada 100 piden ayuda.

La funcionaria indicó que la falta de denuncia es uno de los principales problemas para erradicar la violencia contra las mujeres, aunque reconoció que la falta de una cultura de denuncia es producto de la insensibilidad y en muchos casos, de la corrupción de las autoridades.

Como ejemplo, indicó que por “pereza” los ministerios públicos (fiscalías) en caso de homicidios de mujeres por violencia intrafamiliar, se niegan a consignar en los expedientes que fallecieron a causa de agresiones físicas por parte de su pareja y por el contrario, asientan que las muertes son producto de caídas o accidentes.

Por ello, la directora regional de Unifem.solicitó a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y a la Cámara de Diputados, apoyar presupuestos para crear políticas públicas efectivas y hacer leyes que se divulguen ampliamente a fin de que la sociedad las conozca.

Finalmente, exigió voluntad política del ejecutivo federal para atender la problemática de la violencia contra la mujer y asumir su responsabilidad.

MM/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más