Inicio Felipe Calderón y los jóvenes

Felipe Calderón y los jóvenes

Por Sanjuana Martínez

Para entenderse con los jóvenes hace falta un espíritu libertario, tolerante y democrático, capaz de aceptar como estímulo, su rebeldía y carácter contestatario, cualidades que Felipe Calderón ha demostrado no poseer durante sus tres años de gobierno.

El Ejecutivo nunca se ha llevado bien con los jóvenes. Sus tics autoritarios no se lo permiten. Le traiciona su estructura rígida de carácter, su visión parcial de la realidad, su mesianismo y narcisismo.

Para Felipe Calderón los mexicanos somos súbditos a sus órdenes, por eso no logra comprender el carácter contumaz de los jóvenes; su oposición, su descontento. Para él, las manifestaciones de jóvenes en su contra, son simples elementos perturbadores que proceden de sublevados y sediciosos muchachos.

Recordemos aquel joven pelirrojo que le gritó en un acto público: “Espurio” y que el Estado Mayor Presidencial se encargó de detenerlo y llevarlo frente al Ministerio Público para aplicarle un castigo por haber hecho uso de la libertad de expresión.

Y es que Calderón no soporta la crítica. Nunca ha sido respetuoso con el trabajo de los periodistas independientes que nos dedicamos a analizar la realidad del país durante su mandato y a ofrecer los pormenores de sus errores. De hecho, su desprecio por la libertad de expresión se traduce en más de una veintena de compañeros asesinados y desaparecidos.

Lo que sorprende no es tanto su capacidad de entendimiento con los jóvenes, sino más bien su falta de visión de Estado que le exige gobernar para todos por igual. Su obligación es acercarse y hacer un esfuerzo por entender a la juventud a fin de escuchar sus necesidades y aplicar políticas gubernamentales en su beneficio.

La marginalidad en la que han caído miles de jóvenes desde que inicio su gobierno, es producto de la desigualdad social que va en aumento y de la falta de políticas de Estado en torno a la educación, el empleo, el deporte y el ocio, dirigidas a la juventud.

Pero la máxima expresión de la torpeza de Calderón se ha dado en Ciudad Juárez, primeramente aventurándose a declarar públicamente algo que no le constaba e identificando como pandilleros a los 15 jóvenes asesinados por un comando mientras celebraban una fiesta. La disculpa de Calderón llega dos semanas tarde. Su visita a una de las ciudades más violentas del país, llega dos años y medio tarde; y su supuesto arrepentimiento aparece extemporáneamente.

¿Por qué Calderón no se disculpó al día siguiente de su desafortunada declaración sobre los supuestos pandilleros? Ese hubiera sido un gesto genuino y una muestra auténtica de arrepentimiento. Todo mundo comete errores, incluido él mismo. Queda demostrado que para un mandatario, la soberbia, la altanería y el orgullo, no son buenos consejeros.

Acudir entonces a Ciudad Juárez en plan avasallador, agrediendo a los jóvenes que se manifestaban contra Calderón, es nuevamente un error garrafal. El ambiente candente que se vive en esa ciudad permite a sus habitantes ofrecer la expresión máxima del hartazgo.

Los ciudadanos de Ciudad Juárez le están diciendo a Calderón, ¡Basta de impunidad! La gente necesita resultados, pruebas de que su guerra contra el narcotráfico esta dando beneficios, quiere por tanto, cosechar los supuestos frutos del éxito de sus políticas sobre seguridad.

La realidad se impone: la tan cacareada guerra contra el narcotráfico no es más que un cúmulo de despropósitos que ha arrojado la cifra de 18 mil muertos en tres años, muchos de ellos, inocentes cuyo único delito fue haber estado en el lugar equivocado a la hora equivocada.

Los analistas se han cansado de repetirle a Calderón la realidad que no quiere ver: el problema del narcotráfico no se soluciona solo de manera policíaca, requiere de un planteamiento global de políticas sociales y humanas para contrarrestar sus efectos. Le han dicho hasta la saciedad que el Ejército debe volver a sus cuarteles porque no está preparado para atender tareas de seguridad, no ha sido debidamente entrenado para tratar con la población y no cometer terribles violaciones de derechos humanos como las que está cometiendo la tropa, sus capitanes, coroneles y generales.

Es hora pues, de recapitular, de hacer un análisis de conciencia, de reflexionar y evaluar los fallos. Si a Calderón su carácter prepotente no le permite hacerse un acto de contrición, por lo menos que se rodee de un equipo capaz de contradecirlo y criticarlo para mejorar. Hasta ahora, parece no tener esa calidad de personas a su alrededor.

La indignación de la señora Luz María Dávila madre de dos muchachos asesinados a mansalva en Ciudad Juárez es comprensible. Su valor de pararse frente a Felipe Calderón para decirle: “Yo no le puedo dar la bienvenida… ¡Quiero que usted se retracte! No puede ser que nos diga que nuestros hijos eran pandilleros. Si usted estuviera en nuestro lugar buscaría a sus hijos debajo de las piedras…. ¡Póngase en mi lugar!”. Luz María es una madre con coraje. Su dolor es el de todas las mujeres mexicanas, su rabia nos ha revelado una verdad: ¡Felipe Calderón no es el presidente de los jóvenes!

10/SJM/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más