Inicio » Feminismo mexicano, entre la defensa y el avance

Feminismo mexicano, entre la defensa y el avance

Por Lucía Lagunes Huerta*

Sin duda no fue fácil lograr reunirnos. Tras casi dos décadas de ausencia, había muchos temas que tratar, todo es urgente frente a los ataques que la derecha organizada y el poder han desatado en contra de los derechos de las mexicanas, derechos que hemos peleado y ganado y hoy nuevamente son arrebatados, expropiados.

Todo se agrava frente a un Estado fallido frente a una guerra en la que sus principales víctimas son civiles; niñas, niños, jóvenes; donde el cuerpo de las mujeres sigue siendo un espacio para librar batallas, ya sea a través de la violación sexual, ya sea a través del asesinato.

Como cualquier movimiento político, el feminismo, se enfrenta a la urgente necesidad de seguir avanzando y a defender lo ya ganado.

Estamos en un estado defensivo, no sólo porque enfrentamos el retroceso del derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, sino porque todo aquello que desde el feminismo se ha construido, hoy se revierte en contra nuestra o se convierte en un dique para la defensa de nuestros derechos y nuestros avances.

Por eso una de las expresiones feministas es contra la “institucionalización”; de qué nos han servido tantas instancias creadas, institutos, comisiones parlamentarias, comisiones nacionales y fiscalías si las mujeres seguimos pobres y violentadas, dicen, y ante ello la respuesta es la organización de base de las mujeres; para otras el seguimiento y la rendición de cuentas es el camino.

Así como nosotras durante más de 40 años diseñamos estrategias para ir ganando espacios, la derecha (que no esta sólo en un partido o en una iglesia) construyó la suya, tomar nuestros espacios para hacer de ellos el lugar del ataque.

Por ello necesitamos tener más feministas asumidas y convencidas en los espacios de poder.

Reencontrarnos tras 18 años en Zacatecas fue bueno, ahí estaban abuelas, madres e hijas del feminismo, ahí estaban las urbanas y las indígenas, las que militan en partidos y las que no, las que están en organizaciones sociales, en organizaciones de base, las de la academia, las artistas, periodistas, políticas, diputadas, directoras de institutos de las mujeres, las de primera vez y las reincidentes. El feminismo como opción política está en todos lados.

A diferencia de otros movimientos políticos, el feminista, habla desde la vivencia personal para hacer política, desde nuestra realidad luchamos por nosotras y por todas.

Por ello todas buscamos colocar “agenda” las mujeres que viven con VIH, las que enfrentan el laberinto de la injusticia, las que viven entre los cercos militares y paramilitares, las que son amenazadas como defensoras de derechos humanos, las que ven amenazadas su libertad de expresión, las indígenas, las jóvenes, las que están en situación de prostitución, las transgénero etc,

Como movimiento político es necesario la articulación, la sintonía, la sinergia que nos permita crecer y potenciarnos.

Nos quedamos con las tareas de articularnos a nivel local y regional, así como construir los espacios de reflexión y construcción de estrategia.

* Periodista mexicana, directora general de CIMAC

10/LL/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más