Inicio Feminista nicaragüense fue golpeada por fuerzas policiales

Feminista nicaragüense fue golpeada por fuerzas policiales

Por Redaccion

La feminista nicaragüense Patricia Orozco fue golpeada y detenida ilegalmente por agentes policiales de la delegación departamental de León, Nicaragua, el pasado 29 de octubre. La mujer resultó herida y, además, quedó incomunicada durante su detención, la cual duró varias horas.

Así lo informaron las Petateras, red de feministas mesoamericanas, en comunicado de prensa, y añadieron que están sumamente preocupadas por el aumento de la violencia contra feministas en Nicaragua.

Según el comunicado, Patricia Orozco, defensora de derechos humanos, periodista e integrante del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), venía de regreso a Managua después de haber impartido un taller acerca de derechos de las mujeres acompañada por otras dos feministas, Eveling Orozco y Lorna Norori.

Al llegar a un puesto de retención policial, los agentes le solicitaron la documentación al chofer del taxi alquilado en el que viajaban, y a ellas les exigieron que abrieran sus maletas y bolsos.

Las feministas pidieron que los agentes justificaran la revisión de sus objetos personales; ellos, después de una discusión, terminaron por regresarles los documentos y dejarlas partir. Sin embargo, unos kilómetros más adelante varios motorizados las detuvieron y, tras una inspección, les dijeron que las detendrían por huir de la policía.

Tras los reclamos de las feministas, los agentes agredieron a Patricia Orozco, golpeándola en los brazos y haciéndole una llave para inmovilizarla. La mujer resultó con golpes en la barbilla, con la muñeca del brazo izquierdo inflamada y laceraciones en su brazo derecho producto de la imposición violenta de esposas policiales.

La activista fue subida mediante la fuerza a una patrulla de la Comisaría de la Mujer y la Niñez y llevada a las oficinas de la delegación departamental de la policía en la ciudad de León. A las otras dos feministas las empujaron con violencia y les quitaron sus maletas y bolsos.

Las fuerzas policiales no le advirtieron a Patricia los cargos por los que había sido detenida y le prohibieron hacer una llamada. Unas horas después, fue liberada por orden de la Jefa Nacional de la Policía, Aminta Granaera.

Sin embargo, al tratar de interponer la denuncia ante la comisaría, la jefa de la misma le negó la posibilidad argumentando que sólo atendían casos de violencia familiar.

Las feministas intentaron que un médico forense diera cuenta de las lesiones de la activista agredida, pero tras esperarlo casi dos horas decidieron regresar a sus casas.

“Esta evidente violación a las garantías individuales no es un hecho aislado en Nicaragua. Durante el gobierno de turno activistas y organizaciones feministas han sido objeto de una campaña de hostigamiento, persecución y amenazas por su labor en favor de los derechos de las mujeres”, afirmaron las Petateras.

Haber denunciado al presidente Daniel Ortega por abuso sexual en contra de su hijastra, Zoilamérica Narváez, y mantener una lucha constante contra la penalización del aborto terapéutico han sido algunos de los motivos de la represión ejercida en contra del movimiento feminista, señaló la organización mesoamericana.

Por ello, las Petateras hicieron un “enérgico llamado” al gobierno nicaragüense para que cese la violencia en contra de las defensoras de derechos humanos del movimiento feminista y para que cumpla con sus obligaciones en materia de derechos de las mujeres.

09/KB/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content