Inicio Financiación y Tecnologías de información y comunicación

Financiación y Tecnologías de información y comunicación

Por Katerina Fialova*

La 52ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de Naciones Unidas (CSW, por sus siglas en inglés) comenzó con una larga fila de mujeres para registrarse oficialmente ante la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Más de 5 mil personas tomaron parte en la sesión de la CSW este año, entre el 25 de febrero y 7 de marzo.

El alto nivel de participación, uno de los mayores en la historia de la CSW, ilustra la importancia del tema de este año: financiación para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Observar mujeres de África, de América Latina y de otras partes del mundo refugiándose en sus abrigos al esperar al aire libre, a la merced de la soleada pero fría mañana neoyorkina, me hizo estar de acuerdo con una de las mujeres de la larga cola: sería realmente interesante hacer un análisis de género de las filas: quién hace las filas, para qué y por cuánto tiempo.

Hacer colas se puede percibir como un patrón simbólico de la mujer desde la perspectiva de género. En muchas partes del mundo las mujeres hacen muchas más filas que los hombres para reclamar o ejercer derechos como la educación, la tierra o el acceso a las tecnologías de información y comunicación (TIC).

El segundo informe Fundher (Fináncialas), Sostenibilidad financiera para los movimientos de mujeres en el mundo, publicado en 2007 por la Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID), también documenta que el movimiento de mujeres necesita “hacer fila” para obtener recursos de financiación por más tiempo y con menor éxito que grupos de la sociedad civil que participan de otros sectores.

En el informe se indica que la financiación de las organizaciones de mujeres se está reduciendo en los últimos dos años.

En 2005, por ejemplo, 729 organizaciones por los derechos de las mujeres en todo el mundo tuvieron ingresos colectivos de USD 79 millones de dólares, que es menos del 80 por ciento del presupuesto anual de Amnistía Internacional.

Como una contribución a ese debate, en esta nueva edición temática, el equipo de GenderIT.org en colaboración con AWID se propone explorar los vínculos entre las políticas y la financiación de TIC para el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

Algunas de las cuestiones que nos preguntamos en esta edición son: ¿qué implicancias tienen las asignaciones presupuestales del gobierno en materia de TIC en la vida de las mujeres?; ¿en qué medida los compromisos de las políticas nacionales en materia de TIC para la igualdad de género se traducen en presupuestos reales?

Otras preguntas son: ¿quiénes son los principales financiadores para la labor sobre género y TIC y cuáles actividades están o no están siendo sustentadas?; ¿cuáles son las tendencias actuales de financiación y los desafíos en el sector de las TIC para el desarrollo?; ¿qué mecanismos de financiación son eficaces para progresar en políticas de igualdad de género en la sociedad de la información?; ¿cómo pueden las y los activistas de género y TIC posicionarse estratégicamente en la movilización de más recursos para la igualdad de género y los derechos de las mujeres en este campo?

Las y los informantes a quienes nos aproximamos en esta edición sobre financiación y TIC coincidieron en que el conocimiento y la información abierta, transparente y a tiempo son recursos críticos en la facilitación del acceso de las mujeres a los fondos.

TRES ESTRATEGIAS

Al mismo tiempo subrayaron que, como ocurre en otras áreas del sector de financiación de las TIC, las iniciativas de género y TIC se ven afectadas por la creencia generalizada en la neutralidad de género de la tecnología. Para ir más allá del concepto de neutralidad de género, los y las especialistas en género y
TIC convocados para esta edición recomiendan tres estrategias.

En primer lugar, existe la necesidad de documentar evidencias y compartir las historias y experiencias de diversas iniciativas de género y TIC.

Segundo, los financiadores y las agencias de desarrollo necesitan adoptar una mirada a futuro de la financiación e invertir en las que pueden ser nuevas esferas de discriminación, como el acceso a las TIC.

Tercero, los y las activistas por los derechos de las mujeres deben reconocer el área de la información y la comunicación como una esfera importante de los derechos de las mujeres y el desarrollo e instruir a los financiadores, a las y los responsables de políticas y al público en general sobre cuestiones de género en las TIC.

* Colaboradora del boletín temático de GenderIT.org (www.genderit.org/esp)

08/KF/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más