Inicio Fortalecimiento de los esfínteres

Fortalecimiento de los esfínteres

Por Hena Carolina Velázquez Vargas*

/México, DF, 18 oct 11 (CIMAC).- Para que mujeres y hombres revitalicemos las conexiones naturales que existen en todo nuestro organismo a través de los distintos conjuntos musculares, es importante encontrar mediante ejercicios prácticos el vínculo entre todos los esfínteres.

Es la propuesta que el maestro tailandés Mantak Chia expone en la última parte del capítulo “Más adiestramiento del psoas y columna, risa para la linfa y fortalecimiento de los esfínteres”, en su libro “Tao Yin. Ejercicios para el rejuvenecimiento, la salud y la longevidad” (Ed. Sirio, 1999).

Antes de señalar en qué consisten estos ejercicios debemos recordar que los esfínteres son un conjunto de músculos en forma de anillo que rodean los orificios y aperturas del cuerpo, alrededor de boca, ojos, ano y genitales.

Los principales están ubicados en la parte inferior del tronco del cuerpo, en la uretra y el ano, explica Mantak Chia.

“Cuando los contraemos, su efecto se deja sentir en todo el cuerpo y son esenciales para transportar el chi (energía vital) desde la parte inferior del cuerpo hasta el cerebro. Cuando goza de buena salud, el esfínter del ano es sin duda el más fuerte”.

El trabajo inicia con un proceso de sensibilización observando en qué parte del cuerpo están los esfínteres y después se realiza una serie de contracciones para dar vigor, equilibrio y coordinación a estos músculos.

El objetivo general de todos los ejercicios es aislar los esfínteres individuales para que tomemos conciencia de cada uno de ellos por separado, aún cuando todos están, de hecho, unidos, explica Mantak Chia.

“Un esfínter puede activar otros. Si algunas conexiones están debilitadas, podemos fortalecerlas con otras mejor establecidas. Es preciso tener paciencia y saber que muchas veces los resultados surgirán de manera indirecta.”

Y al hacerlos advierte: “No sobrepases los límites de lo que te resulte confortable”.

Cada ejercicio consta de contracciones que se realizan en tres fases durante la espiración, de tres a nueve veces cada una, de la manera siguiente:

Fase 1: Contracción, mantenimiento, relajación e inspiración, de cinco a 10 segundos por ronda.

Fase 2: Serie de contracciones dobles, la segunda es más fuerte y se hace de manera más rápida que en la primera fase.

Fase 3: Contracciones sucesivas rápidas sin fase de relajación entre ellas.

La contracción de los esfínteres se realiza en seis tiempos, integrando las tres fases en cada uno, de espaldas con los brazos extendidos a ambos lados del cuerpo, las rodillas dobladas, los pies planos en el suelo y colocados muy cerca de las nalgas.

1.- Combinación de los esfínteres de la boca y los ojos.
2.- Adición de contracciones de manos y pies a labios y ojos.
3.- Esfínter anterior inferior (esfínter de la uretra, con él se contrae la orina).
4.- Esfínter posterior (anal).
5.- Contracción simultánea del esfínter anterior y posterior.
6.- Contracciones de ojos, boca, manos y pies, esfínteres anterior y posterior.

En la próxima entrega describiremos en qué consisten cada una de estas contracciones.

[email protected]

*Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt, instructora asociada de Tao Curativo.

11/CV/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content