Inicio Francisca Reyes Castellanos

Francisca Reyes Castellanos

Por Erika Cervantes

La lucha por alcanzar la equidad entre varones y mujeres, reflejada en las Metas del Milenio, es una larga batalla que muchas personas han emprendido. Un ejemplo de ello es Francisca Reyes Castellanos.

Para Francisca ayudar a las mujeres a resolver la preocupación de las hijas y los hijos, en cuanto a su cuidado, alimentación y educación, es la forma en que pudieran participar en la toma de decisiones que les permitieran mejorar su calidad de vida y la de los suyos.

Nacida en Las Esperanzas, del municipio de Nueva Rosita, Coahuila, el 10 de octubre de 1922, se enfrentó a la pobreza económica y con ella a las condiciones desiguales para poderse desarrollar por ser parte de una familia numerosa. Francisca sólo pudo cursar la educación primaria y un año de comercio que le permitió trabajar como secretaria.

A los 22 años, como empleada de Altos Hornos de México, Francisca ingresa al Partido Comunista en Monclova, y se inicia en la lucha sindical, y desde allí a la que se libra por el reparto agrario, donde conoce la realidad de muchas mujeres campesinas, que sin derecho a ser propietarias se enfrentan a la represión oficial.

Para Francisca estar cerca de las ligas femeniles agrarias abre su perspectiva a los derechos de las mujeres y mira cómo aun con inequidad ellas trabajan a favor de sus familias.

Esto provoca que se afilie a las Uniones de Mujeres que surgen de las ligas femeniles agrarias bajo el ideario del Partido Comunista.

Estas Uniones de Mujeres forman parte más tarde de la Federación Democrática Internacional de Mujeres que apoyó activamente la lucha por la paz mundial, que las hace reflexionar sobre las condiciones en las que viven las mujeres como trabajadoras.

En esa época Francisca Reyes Castellanos llega a ser secretaria general de Unión Democrática de Mujeres de la Comarca Lagunera, donde su trabajo se sustentó en la demanda agraria y en mejorar las condiciones de vida de las mujeres campesinas.

Más tarde, Francisca Reyes se traslada a la ciudad de México, a la Dirección Nacional del Partido Comunista, donde se da cuenta que pese a los logros alcanzados lo que necesitan las mujeres es educación formal que les permita tomar decisiones. Para entonces había contraído matrimonio, y el ser madre disminuye su activismo.

Sin renunciar a sus ideales, forma parte de la Unión Nacional de Mujeres Mexicanas y contribuye a la obtención del derecho al voto de las mexicanas, así como al reconocimiento de sus derechos políticos y laborales.

Actualmente Francisca Reyes Castellanos, con 93 años, continúa trabajando a favor de las mujeres mexicanas como directora de la guardería para madres trabajadoras del comercio ambulante de la ciudad de México, y nos hereda la lucha constante por el reconocimiento y apoyo de las trabajadoras del país.

05/EC/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content