Inicio Gana batalla diversidad sexual en Ginebra

Gana batalla diversidad sexual en Ginebra

Por la Redacción

Un inesperado giro dio ayer el fin de periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Ginebra, Suiza, cuando por fuerza del informe del Relator Especial sobre el derecho a la salud física Paul Hunt, ese organismo reconoció que los derechos sexuales deben ser reconocidos como derechos humanos.

El informe 2004 de Paul Hunt, Relator Especial sobre el derecho a la salud física, señala que “la sexualidad es una característica que comparten todos los seres humanos. Es un aspecto fundamental de la dignidad del individuo y ayuda a definir a la persona” .

La Comisión de Derechos Humanos actuando a partir del resultado de las investigaciones de los expertos en derechos humanos designados por ella misma, debe asumir que “una comprensión correcta de los principios fundamentales de los derechos humanos, conduce inevitablemente al reconocimiento de los derechos sexuales como derechos humanos”.

La cuestión de los derechos sexuales se reveló como un tema común a varias de las resoluciones presentadas durante el periodo de sesiones de la Comisión en este año. Señala el largo informe de Amnistía Internacional (AI).

Sin embargo, también quedó demostrado que la cuestión de la sexualidad era utilizada por algunas delegaciones, entre ellas Estados Unidos, Egipto, Pakistán y Arabia Saudí, como la razón para intentar negar a los individuos el disfrute completo de sus derechos humanos, arguyendo que el Relator Especial se había excedido en su mandato al abordar estos temas.

No obstante, Amnistía Internacional se hizo eco y confirmó que “Los derechos sexuales son derechos humanos”. “El foro de Naciones Unidas cuenta con un largo historial de defensa de asuntos relacionados con la sexualidad y los derechos humanos y esta herencia se mantendrá hasta que todas las personas tengan libertad para ejercer todos sus derechos humanos sin sufrir discriminación de clase alguna. Las vidas y la seguridad de innumerables personas en todo el mundo dependen de ello.”

Amnistía Internacional declaró que “las delegaciones se habían acogido a interpretaciones del derecho internacional y habían recurrido a argumentos ‘médicos’ largo tiempo desestimados para eludir los motivos de preocupación relativos a los derechos sexuales. El simple hecho de volver a confirmar una redacción acordada previamente ha resultado ser un verdadero reto”.

Al tocar a su fin el periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, activistas y gobiernos afines han obtenido una importante victoria frente a reacciones adversas pactadas en contra de los derechos sexuales.

La cuestión de la sexualidad y los derechos humanos, que engloba los aspectos de orientación sexual, identidad de género y salud sexual y reproductiva y todos los derechos asociados, ha sido tratada en varias resoluciones aprobadas en el 60º periodo de sesiones: ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; violencia contra la mujer; el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental y los derechos humanos y la inclinación sexual, habiendo quedado esta última aplazada hasta el año 2005.

En el fallo emitido el 31 de marzo de 1994 en el caso Toonen contra Australia, el Comité de Derechos Humanos declaró que: “a su juicio, se debe estimar que la referencia al ‘sexo’, que figura en el párrafo 1 del artículo 2 y en el artículo 26, incluye la inclinación sexual” (CCPR/C/50/D/488/1992 (Australia), de fecha 4 de abril de 1992, apartado 8.7).

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales también ha abordado en repetidas ocasiones la cuestión de qué consecuencias tiene la discriminación basada en la orientación sexual en el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales.

Ambos órganos de vigilancia llevan años pidiendo a los gobiernos que pongan fin a las violaciones basadas en la orientación sexual, que abarca realidades que van desde la penalización de la homosexualidad en las leyes a la discriminación laboral.

Todos los órganos de vigilancia de los tratados de la ONU y muchos relatores especiales han abordado el tema de las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual o en la identidad de género. El Relator Especial sobre el derecho a la salud dedicó el grueso de su informe de 2004 (E/CN.4/2004/49, de fecha 16 de febrero 2004) a temas relativos a la salud sexual y reproductiva y los derechos asociados.

2004/BJ/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más