Gasta Estados Unidos 40 MDD por año en investigación militar

    Mientras los iraquíes huyen
Gasta Estados Unidos 40 MDD por año en investigación militar
Por: Martha Martínez
cimac | México, DF.- 17/03/2003

Mientras millones de mujeres, niñas y niños iraquíes se preparan para sobrevivir a la guerra que Estados Unidos y sus aliados están a punto de iniciar contra el país árabe, el gobierno estadounidense gasta 40 millones de dólares cada año en investigación militar, informó hoy el especialista Jalil Saab Hassanille.

El Jefe de la Unidad de Docencia del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo a cimacnoticias que Estados Unidos destina además el 40 por ciento de sus investigadores para desarrollar armas y aeronaves bélicas cada vez más efectivas, precisas y destructivas, que hacen de la guerra "un fenómeno de exterminio".

Saab Hassanille fue entrevistado vía telefónica después de que los mandatarios de Estados Unidos, George Bush, el británico Tony Blair y el español José María Aznar, dieron al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un ultimátum de 24 horas para pronunciarse a favor o en contra de la guerra.

El experto en biotecnología denunció que con ello "Estados Unidos está financiando la destrucción y la pobreza donde las mujeres son las principales víctimas, toda vez que muchas de ellas, al convertirse en proveedoras de alimentos y de salud, tienen que padecer no sólo la violencia y la hambruna, también las agresiones sexuales".

Saab Hassanille indicó que ante el desarrollo de armas bélicas tan efectivas –como la bomba de 10 toneladas que la semana pasada probaron en el estado de California- las mujeres no sólo se enfrentan a la pérdida de sus familiares, sino de sus comunidades, de sus hospitales y de sus refugios, y con ello la pobreza, las enfermedades y el hambre se convierten en "verdaderas emergencias".

El investigador indicó que desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos es el país que más recursos económicos destina al desarrollo de investigaciones bélicas, "por lo que si un científico norteamericano quiere desarrollar medios para destruir a sus semejantes, encontrará apoyo gubernamental y económico, aunque no recibirá el mismo respaldo quien realice estudios sobre padecimientos cono el SIDA, el cáncer o la malaria".

"A nivel mundial, Estados Unidos destina uno de los presupuestos más alto para investigaciones bélicas. Es inaudito que invierta tanto dinero para la destrucción y se olvide de la humanidad ", señaló el académico.

Saab Hassanille denunció que los proyectos bélicos "están acaparando el ámbito de la investigación, ya que actualmente, para los investigadores, sobre todo de Estados Unidos, es difícil dedicarse a desarrollar estudios que realmente puedan beneficiar a la sociedad, en lugar de destruirla".

La investigación, continuó el académico, responde a la "lógica del mercado" ya que a pesar de que las enfermedades como la malaria y el SIDA, afectan a un gran número de personas alrededor del mundo, "lo más rentable es desarrollar investigaciones sobre la guerra, mismas que cuentan con el apoyo y financiamiento de los países más ricos del mundo".

Mientras Estados Unidos y sus aliados se preparan para la segunda versión de la Guerra del Golfo, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef en inglés), informó el viernes pasado sobre el envío a Iraq mil toneladas de galletas con alto contenido proteínico y 155 toneladas de leche terapéutica así como vacunas, para mejorar la capacidad de sobrevivencia de más de 400 mil niñas y niños desnutridos.

Unicef informó en un comunicado que los víveres serán distribuidos a los centros de salud de todo el país por el Ministerio de la Salud.

MM/MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.