Inicio Generan desánimo políticas que no se comprometen con las mujeres

Generan desánimo políticas que no se comprometen con las mujeres

Por Patricia Briseño


A las faldas del cerro que circunda esta capital se encuentran cientos de viviendas de lámina y cartón con pisos de tierra, sin servicios públicos y donde decenas de tambos y cubetas forman una serpentina alrededor de una toma de agua, esperando que en cualquier momento aparezca el vital líquido, racionado a estas colonias irregulares.

Esta limitación despertó en Petra Hermillo Martínez la semilla de la conciencia social, al observar que ella y sus vecinas después de trabajar en hogares distintos al propio, tenían que apresurarse a llegar a casa para almacenar agua que en forma injusta el ayuntamiento de Chilpancingo cobraba cada mes.

De esta manera surgió el Comité de Defensa Popular (CDP) que agrupo a más de 100 mujeres que se pronunciaron por “el no pago” del agua potable. “Una medida por la que se nos reprimió, hostigó y encarceló”, pero con la que se obtuvo la unificación de tarifas del servicio, beneficiando a todas las clases, incluso a las casas ricas”, recordó Petra.

Fue durante esa travesía que entre nosotras expresábamos que “los políticos no eran eternos porque algún día iban a ser relevados”, fue a partir de entonces que consideramos que la participación política era una forma viable de darle la vuelta a nuestro destino”.

“A partir de entonces, agrupadas en el CDP realizamos talleres en varias colonias y barrios de Chilpancingo, acerca de las diferencias entre mujeres y hombres; más aún, fue ahí donde surgió la propuesta legislativa para normar las relaciones de trabajo de las empleadas del hogar”.

Originaria del municipio Ahuacotzingo, ubicado en la región montaña, Petra repartió su tiempo entre la crianza de los hijos, quehaceres domésticos, estudiar la primaria y como activista del CDP, exponer las demandas de sus compañeras e incluirlas, en noviembre de 2003 dentro del Pacto por la Equidad de Género 2003-2005.

Sin embargo, ella como otras mujeres agrupadas en organizaciones civiles consideran que la agenda presentada a la LVII Legislatura del Estado de Guerrero para vigilar y dar seguimiento a la aplicación del enfoque de género en las políticas públicas así como la discriminación hacia las mujeres , no tuvo resonancia en el Congreso local pero tampoco entre las ocho diputadas locales.

Desde esta perspectiva la Comisión de Asuntos de la Mujer pasa “sin pena ni gloria” pues las iniciativas que está obligada a promover, sobre la base de igualdad de derechos y obligaciones entre ambos sexos quedó únicamente en buenas intenciones.

De acuerdo con Maria Luisa Garfias Marín del Colectivo Nosotras esto queda demostrado en la plataforma electoral expuesta por la presidenta de dicha comisión, .Porfiria Sandoval Arroyo, quien en su campaña reciente a la gubernatura abanderada por el PAN , “no asumió los puntos que ella firmó dos años atrás particularmente, en lo que se refiere a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres “.

“No obstante en la estructura estatal del PRD la situación en materia de participación política de las mujeres, no es más favorable”, sostuvo la feminista y académica de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Enseguida señaló “si bien este partido tiene establecido en sus lineamientos estatutarios el principio de equidad de género, al pugnar por una sociedad donde hombres y mujeres sean iguales en todos los terrenos, extrañamente éstos han sido manipulados para garantizar un mayor número de varones”.

Citó el caso de la actual legislatura donde ingresaron cinco mujeres, sin embargo al arranque de la misma Marisol Calderón Medina solicitó licencia; meses más tarde Virginia Navarro Ávila cedió su curul a su suplente por problemas de salud.

No es de extrañar, por lo tanto que de los 29 ayuntamientos gobernados por alcaldes perredistas, sólo uno (Tlalchapa, localizado en la región de la Tierra Caliente) tenga al frente a una mujer, María Guadalupe Eguiluz Bautista.

Por todo lo anterior, reconoció Garfias Marín habemos mujeres que no únicamente cuestionamos el quehacer de los partidos políticos sino el desempeño de las mujeres que forman parte de la dirigencia porque cuando tienen la posibilidad “no se comprometen con sus iguales; generando desanimo entre las ciudadanas”.

De ahí la coincidencias entre la integrante del colectivo Colectivo Nosotras y la priísta Generosa Castro Andraca, quien asegura que las regidurías de la participación de la mujer en los 77 ayuntamientos que conforman Guerrero, en su mayoría son ocupadas por hombres o en el peor de los casos están cerradas”.

“La obligación de incluir en la estructura orgánica esta regiduría no se acata porque –por usos y costumbres—en varios municipios la mujer no tiene participación de ahí que el cargo lo ocupe un varón”.

En mayoría de los casos, sostiene, por vergüenza los hombres se resisten a operarla, menos cuando saben que en ellos recae el funcionamiento de los Consejos Municipales de Asistencia y Prevención de la Violencia Intrafamiliar, contemplados en la ley en materia avalada por el Congreso local en el 2000″.

Del mismo modo, Castro Andraca consigna que el PRI en Guerrero no refleja su discurso en la realidad municipal ya que mientras 237 regidurías son ocupadas por hombres sólo 64 mujeres tienen alguna posición dentro los cabildos guerrerenses.

Solamente el ayuntamiento Azoyú, ubicado en la Costa Chica, es gobernado por una mujer (Consuelo Ibancovichi Muñoz) de las 40 alcaldías ganadas por su partido en 2003, precisó la también presidenta del Colectivo Aurora Meza Andraca.

La exdiputada local priísta recordó que entre las observaciones que el sector femenil realizó en aquel momento a la dirigencia de su partido fue el excesivo número de suplencias “concedidas” a mujeres, en su mayoría sin posibilidades de triunfo; sitios también llamados “de relleno”.

De su parte, Olimpia Jaimes López de Mujeres Guerrerenses por la Democracia observó que si bien el pasado proceso electoral fue reñido entre las coaliciones “Guerrero será Mejor” y “Todos por Guerrero”al interior de las mismas, las militantes exigieron participar en la toma de decisiones de los equipos de campaña”

Según explicó, al candidato del PRD, PC y PRS Zeferino Torreblanca Galindo, públicamente le fue entregado un documento denominado “Seis compromisos por la Democracia y la Justicia Social con equidad para Guerrero” con el fin de que el próximo gobierno del estado se comprometa a trabajar en la reformulación de políticas públicas y mecanismos legislativos y administrativos para afrontar y emprender soluciones a las demandas feministas

Por acuerdo, las mujeres plantearon a sus candidatos que el 6 de febrero no iban a dar su voto de manera indiscriminada. “En esta ocasión las mujeres queremos participar del plan de gobierno que se incluyeran las demandas específicas”, recordó la ex delegada estatal de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Civiles “Por un Milenio Feminista”.

A manera de autocrítica, Olimpia Jaimes reconoció que el movimiento de mujeres en Guerrero no ha logrado posesionar sus demandas en las agendas de gobierno ni en la legislativa, debido a que solamente nos asumimos como feministas en la coyuntura política sin darle seguimiento”.

Por todo lo anterior, confían que la próxima legislatura y las alcaldías, a renovarse en octubre del presente año, las mujeres hagan efectivo el derecho de representar 52.4 por ciento del padrón electoral de Guerrero.

2005/PB/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content