Inicio Gente en el poder valemos por las personas que tenemos atrás

Gente en el poder valemos por las personas que tenemos atrás

Hilda Anderson Nevárez, secretaria de Acción Femenil de la Confederación de Trabajadores de México (CTM),halló en la política el modo de ayudar a las mujeres y a la ciudadanía, desde la construcción de escuelas, hasta la promoción política de las mujeres, en una época donde las “buenas” lideresas eran descalificadas y temidas por “algunos hombres” en unos “pocos estados” del país.

Con modestia, la lideresa sindical y priista afirma que la gente en el poder vale por las personas “que tenemos atrás”, en ello, radica la importancia de cumplir lo que a las y los ciudadanos se les promete en campaña.

— Usted fue cuatro veces diputada, una vez senadora y una más integrante de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ¿qué ha representado la política en su vida?

— Las personas valemos por la gente que tenemos atrás. Yo siempre fui diputada por el mismo distrito, en Venustiano Carranza, de voto directo, si yo no hubiera cumplido con la gente ¿ustedes creen que la gente hubiera querido votar por mí: la segunda, la tercera, la cuarta y la Asamblea?

“Es más, estuve a punto de ser delegada por la delegación Venustiano Carranza, en dos ocasiones porque toda la gente quería que yo fuera. En la primera no acepté porque ya era diputada electa y no me pareció correcto, y mi mamá no me dejó porque decía que ser delegada es casi una gobernatura. Me dijo: ‘no, porque te han electo miles de gentes y tienes que cumplirles’. Y le contesté: ‘no, mamacita, porque voy a poder hacer más: todas las obras que yo le pido al delegado, las voy a poder hacer’.

“Pero la vi tan preocupada, que me arrepentí, fui a dar las gracias porque ya era un hecho que yo iba a ser la delegada y recomendé a un muchacho muy valioso que iba a ser mi suplente. Sí me hubiera gustado ser, pero no fui. Y posteriormente, cuando ya quise ser candidata, me la quitaron, a mí y a ocho candidatos más”.

–¿Por decisión del partido?

— No, eso fue cosa del gobierno de la ciudad que en ese entonces era el regente Oscar Espinoza Villareal y él era quien nombraba a los delegados, en esa época las cosas cambiaron.

— ¿Cuáles fueron sus logros desde esos espacios en el poder?

— Yo hice mucha obra, iba y peleaba por aquí, por allá, yo hice escaleras de emergencia a las escuelas del rumbo. En la colonia Moctezuma, hay todavía una zona industrial, donde yo anduve con los industriales para que nos ayudaran con varilla, cemento para la construcción.

— ¿Y respecto a las propuestas encaminadas a defender los derechos de las mujeres?

— Hice muchas cosas de esas. Primero fui directora femenil del PRI nacional, cuando fui diputada, me nombraron directora de Acción Femenil, en la legislatura XLVIII. Antes habían sido Margarita García Flores, Aurora Gallego Sandoval, María Lavalle Urbina, y después fui yo. Doña María había terminado su mandato y me nombraron a mí.

“Siendo directora de Acción Femenil, empezamos a organizamos en todos los estados y me di cuenta de que algunos hombres nos apoyan, pero otros nos tienen miedo. En algunos estados tenían preocupación por la directora de Acción Femenil porque traía muchas mujeres, mucha gente, y no todos los dirigentes actúan bien.

“En algunos estados, muy pocos, donde la veían que era muy buena líder, la hacían a un lado y nombraban a otra, entonces yo dije que esto debía ser por elección. Y como ya había visto que existía la Federación Obrera de las Organizaciones Femeniles, propuse a don Jesús Reyes Heroles, el gran ideólogo de nuestro país, que hiciéramos una plataforma de mujeres con una dirigente y muchos dirigentes por debajo de ella.

“Y formamos la Agrupación Nacional Femenil Revolucionaria (ANFR), en 1974, y duró hasta mediados de los ochenta. Reyes Heroles era entonces presidente del PRI y fue quien nos apoyó, iniciamos en Querétaro con miles de mujeres, en el teatro de la República y ahí nació la ANFR. Hicimos una organización sensacional, porque hasta en los municipios más modestos teníamos muchas mujeres.

“Posteriormente quisimos que la Agrupación la presidiera don Jesús Reyes Heroles o quien estuviera en la presidencia del partido, sólo como un cargo honorario porque quines gobernábamos la ANFR éramos las mujeres”.

— ¿En qué les ayudaba que estuviera el presidente del partido al frente?

— Para que se diera cuenta de los que hacíamos, para que fuera a nuestro eventos con mayor facilidad, porque ellos tienen tanto trabajo que no miran lo que hacen los otros, quisimos enseñarle nuestro trabajo.

— ¿Esto les daba más fuerza?

— Claro, que estuviera más cerca de nosotras, para que se diera cuenta de la permanencia de las mujeres dentro de los grupos de trabajo.

— ¿En el PRI continúa la agrupación?

— Sí, pero ya tienen otros nombres, después del ANFR surgió el Consejo para la Integración de la Mujer (CIM), después cambió al Organismo Nacional de Mujeres Priistas (Onmpri), que actualmente preside la diputada federal Lourdes Quiñones.

“Hubo disputas por las formas de trabajar y de pensar de las compañeras, muchas querían que las que estuvieran en la agrupación tenían que ser profesionistas, que fueran a las Cámaras mujeres muy preparadas. Cuando yo estuve de 1974 a 1980, estuvieron muchas maestras, y lideres por naturaleza.

“Estuvimos luchando por el espacio, pero nosotras teníamos la mayoría, y lo logramos, yo estuve metida en todo, a mí no me gusta decirlo, pero ustedes lo están preguntando. Antes del Onmpri y después del ANFR, cambiamos la organización y pusimos a siete vicepresidentas, que cambiaban cada seis meses, pero no dio buen resultado; era muy poco tiempo y entre ellas tenían pensamientos diferentes.

“Y volvimos a hacer la misma plataforma, con una sola lideresa con muchos dirigentes en otras posiciones y dedicadas a otras funciones, de acción electoral, etcétera. Pero sí les quiero decir que cada una de las vicepresidentas que fueron presidentas, todas, todas fueron diputadas, menos una, Karla Aguilar, la más joven, que representaba al grupo juvenil”.

09/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content