Inicio » Gobierno panista, cada día más lejos de El Cairo y Beijing

Gobierno panista, cada día más lejos de El Cairo y Beijing

Por Lourdes Godínez Leal

De las conferencias internacionales realizadas en la década de los 90 por Naciones Unidas, destacan dos en las que por primera vez se reconocen y se protegen los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, adolescentes y jóvenes: la de El Cairo, Egipto, realizada en 1994 y la de Beijing, China, celebrada un año después, en 1995.

Si bien el Estado Mexicano se comprometió a dar seguimiento a lo pactado en ambas conferencias internacionales y se lograron algunos avances, éstos han sido continuamente amenazados por los gobiernos en turno de tal suerte que con la llegada de candidatos del Partido Acción Nacional (PAN) al poder se han minimizado estos compromisos a favor de la salud de las mujeres.

El retroceso en la materia durante el sexenio foxista fue muy documentado por organizaciones civiles y las perspectivas con Felipe Calderón no son esperanzadoras, pues éste, durante su campaña presidencial, dejó muy clara su postura frente a temas como el aborto, la anticoncepción de emergencia y en general los derechos sexuales y reproductivos, temas de El Cairo y Beijing.

En el programa de la plataforma de acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (la conferencia del CIPD o El Cairo) se reconocieron por vez primera los derechos sexuales y reproductivos (DSR) de mujeres, adolescentes y jóvenes más allá de cuestiones demográficas.

De acuerdo a la Conferencia, en lo que se refiere a los DSR, señala que es la mujer quien debe controlar su propia fecundidad para lo que establece garantizar servicios de planificación familiar y de salud reproductiva de calidad.

Fomentar la educación de las niñas principalmente, promover la igualdad entre los sexos y la reducción de la mortalidad neo natal, infantil y materna, así como el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y de planificación familiar, son otros de los objetivos.

Lo establecido en esta conferencia “servirá para abordar los problemas y las relaciones de importancia decisiva entre la población y el crecimiento económico sostenido” en el marco del desarrollo sostenible, para lo que se requerirá la movilización de recursos tanto económicos como científicos a nivel nacional e internacional y de los mecanismos de carácter privado, bilateral y multilateral.

En el Cairo se acordó evitar los embarazos no deseados, el aborto en malas condiciones y las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA a través de la promoción de conductas reproductivas responsables e informadas para cada grupo de edad.

Y por primera vez se mencionó el derecho de las mujeres a acceder a interrupciones legales del embarazo en países donde éste estuviera permitido en condiciones salubres y seguras.

La CIPD recomienda que las y los adolescentes y jóvenes deberán tener satisfechas sus necesidades, tanto en el área económica, política y social, como en el aspecto de salud sexual y reproductiva, facilitándoles el acceso a los métodos de anticoncepción y orientación y servicios de salud reproductiva de alta calidad.

Otra conferencia donde se abordaron estos aspectos fue la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, conocida como la de Beijing, celebrada en China, en 1995.

Ahí se estableció promover la igualdad, desarrollo y paz para todas las mujeres del mundo, su adelanto y potenciación, incluida su participación en la toma de decisiones y acceso al poder.

Durante esta conferencia se reconoció que la población adolescente es la más vulnerable al abuso sexual, violencia, prostitución, a embarazos no deseados y a infecciones de transmisión sexual incluida el VIH/SIDA, por lo que se reconoce su derecho a decidir de manera libre e informada sobre su cuerpo y sexualidad.

PARA QUÉ SIRVEN ESTAS CONFERENCIAS

Las conferencias internacionales en las que México ha participado son un marco jurídico que permiten exigir los derechos y representan un insumo para la creación de políticas públicas.

En ambas conferencias, el gobierno mexicano, quien previo análisis de la situación a nivel nacional presentó diagnósticos e hizo una evaluación de sus políticas, se comprometió a seguir los lineamientos generados de estas reuniones internacionales que, aunque no son obligatorios, representan un compromiso “moral” del país con Naciones Unidas.

No obstante, el tema de los derechos sexuales y reproductivos sigue siendo un tema inestable en los programas de salud, que si bien han registrado avances, continúan mostrando rezagos importantes y trabas en el presupuesto de Egresos de la Federación presentado por el Ejecutivo a la Cámara de Diputados, cada año.

07/LGL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: