Inicio Guatemala: feminicidio y mutilaciones, ¿estrategia de terror?

Guatemala: feminicidio y mutilaciones, ¿estrategia de terror?

Por Redaccion

Durante las últimas dos semanas, los cuerpos mutilados de seis mujeres han sido dejados en la vía pública en diversas partes del departamento de Guatemala, las expertas señalan que podría deberse a una estrategia de terror en contra de la población femenina, a la situación de inseguridad en la que se encuentran y a las precarias condiciones en la que se desempeñan.

De acuerdo con reportes de diarios locales, cinco de las víctimas aún no han sido identificadas, por lo que sus investigaciones no han avanzado, sin embargo, la fiscalía y la Policía Nacional Civil (PNC) aseguran que se trata de integrantes de pandillas o “mareras”.

El caso que más espacio ocupó en las páginas de los diarios fue el de dos mujeres mutiladas y sus restos tirados en 26 distintas bolsas de plástico, a inmediaciones del Lago de Amatitlán, ubicado a 12 kilómetros del Centro Histórico en la ciudad de Guatemala.

Ingrid Cruz fue asesinada, mutilada y encontrada en tres diferentes puntos de la capital el 10 de marzo; su caso cobró relevancia, ya que un video tomado por los supuestos victimarios fue subido al blog internacional de Videos YouTube, aproximadamente 13 horas después de haber sido incautado por las autoridades; el archivo fue removido el pasado viernes debido a su contenido.

María Soto, representanta de la Fundación Sobrevivientes, aseguró que ese tipo de muertes refleja odio y misoginia contra las mujeres; mientras el Estado no investigue los casos, la impunidad prevalecerá y hechos similares podrían aumentar.

Mónica Pinzón, docente y psicóloga de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), destacó que los hechos revelan una estrategia de terror implementada por agrupaciones de delincuentes o del crimen organizado.

Las mujeres son vistas como objetos y no como sujetas de cambios positivos o del desarrollo; si una mujer pertenecía a las pandillas, entonces no tenía las condiciones mínimas de vida digna, acceso al estudio, a la justicia o a los servicios públicos, sus familias probablemente se encuentran en las mismas situaciones, añadió Pinzón.

Este tipo de asesinatos pueden calificarse como feminicidios, pero la mutilación agrega el carácter de odio; seguramente fueron cometidos por personas que padecían un alto grado de estrés o con problemas psicológicos graves, concluyó la profesional.

09/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content