Inicio Guatemala: hospitales, sin normas para residentes embarazadas

Guatemala: hospitales, sin normas para residentes embarazadas

Por Claudia Palma/corresponsal

Pese a la prohibición de entrar al hospital Roosevelt, Karen Bolaños Grandos, una residente salvadoreña, de 28 años, quien tras notificar su embarazo sufrió un despido indirecto del programa de entrenamiento del departamento de radiología, se presentó a trabajar.

La dirección del hospital y la oficina del Procurador de Derechos

Humanos conminaron a la residente a retomar sus estudios hasta concluir su embarazo, pero sin darle otra opción. Sin embargo, el Ministerio de Salud planteó ayer la posibilidad de contratarla en un servicio de consulta externa.

Aunque, con cierta vacilación, el viceministro Julio Valdés reconoció que Karen tiene un doble vínculo con el Roosevelt. “Ella tiene una relación académica como estudiante y también tiene una relación laboral? no quiero decir un contrato para que pueda desempeñarse dentro del hospital”, dijo.

Valdés sugirió que podría tramitarse un permiso especial para trabajadores extranjeros en el Ministerio de Trabajo para que durante su embarazo pueda contratársele en la consulta externa de cualquier hospital público no necesariamente del Roosevelt, aclaró el funcionario.

El Estado puede contratar servicios técnicos y profesionales a través del renglón 029 por el que Karen fue contratada. Pero si existe una subordinación en la que al trabajador se le dan pautas, normas, debe cumplir con tareas asignadas y recibe una retribución, sí existe una relación laboral. “El 029 permite manipular esas condiciones”, explica Guillermo Maldonado Catellanos, abogado laboralista.

La posibilidad que plantea el viceministro si bien muestra la voluntad de arreglar el problema, viola el Artículo 20 del Código de Trabajo que prohíbe cambiar en forma unilateral las condiciones de trabajo como la jornada, el lugar de trabajo y la retribución, agrega.

A SU SUERTE

El caso de Karen ha revelado la falta de una normativa que regule el tiempo de las residentes dedicado al pre y post natal, las horas de lactancia, jornadas que las eximan de los turnos de 32 horas y que garanticen su incorporación posterior a los programas de entrenamiento en los hospitales públicos.

Fue hace pocas semanas que comenzó el diseño de la normativa que deberá ser aprobada este año, dice Carlos Escobar, director de la fase IV del post grado de la Universidad estatal de San Carlos.

El estudio publicado en abril Agresiones e intimidaciones en la formación y práctica médica, que analiza la convivencia en los hospitales escuelas, destacó que proporcionalmente, según el sexo de los participantes, son las mujeres las que más sufren violencia en todas las formas investigadas, excepto en la violencia física en donde hay un empate con los hombres.

Ocho de cada 10 mujeres médicas se quejaron de violencia psicológica. Una cuarta parte de ellas dijo haber sufrido alguna forma de violencia sexual. Un 34 por ciento de las encuestadas aceptó haber sufrido alguna forma de discriminación por su origen, apariencia física, o condición económica.

07/CP/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más