Inicio » Guerra kurdo-turca deja en la quiebra a mujeres comerciantes

Guerra kurdo-turca deja en la quiebra a mujeres comerciantes

Por la Redacción*
mujeresmardin01jinha

Mujeres comerciantes de la suroriental ciudad de Mardin, en Turquía, ruegan por que pare la guerra kurdo-turca que ha destruido el turismo en la zona y las ha dejado en la quiebra.
 
“Nuestro negocio era bueno; pero los turistas han dejado de venir aquí por la guerra y el toque de queda declarado en esta área. No sabemos lo que podemos hacer ahora”, dijo Sevcan Yilmaz, la dueña de una tienda de recuerdos turísticos en Mardin.
 
“Voy a tener que cerrar mi tienda”, lamentó la mujer. “Todos los comerciantes como yo van a tener que hacer lo mismo. Nadie quiere esta guerra. Todos queremos que termine ya”, exclamó.
 
El conflicto en la región del Kurdistán ha provocado inestabilidad política en Turquía desde los años 70. Es una confrontación bélica entre las fuerzas turcas y los separatistas kurdos, quienes demandan la independencia o al menos más autonomía política para la población kurda.
 
Dos tratados de alto el fuego se intentaron en 1999 y 2013, pero las tensiones volvieron a escalar el verano pasado y la violencia ha dejado varias ciudades destruidas y miles de decesos.
 
“He trabajado aquí por un año, vendiendo productos hechos por mujeres. Nuestro negocio empeora cada día. Los turistas ya no vienen por aquí”, explicó Yüksel Taş, quien trabaja en otra tienda turística y se siente mal de ver los efectos de la guerra en la industria turística de Mardin, donde la población ha sido afectada por la violencia.
 
La tasa de ocupación en los hoteles de la ciudad ha bajado 90 por ciento, porque las masacres por parte del gobierno turco han ahuyentado a las y los turistas locales, y mucha gente extranjera no se atreve a visitar la región del Medio Oriente debido a la guerra y la amenaza terrorista.
 
Taş dijo estar cansada ante la difícil situación económica, y sobre todo de la violencia. “Tenemos que echarle agua al fuego y parar esta guerra. Nuestra única opción es organizarnos y unirnos. Mi único deseo es que la sangre se detenga”, expresó.
 
*Traducción de Cristina Acuña Roeder.
 
16/CAR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: